• baby

CONSEJOS

Reglas prácticas de lactancia

¿Cómo debe ser el biberón?

- Práctico.

- Funcional.

- Apropiado para la edad del niño.

- Fácil de esterilizar.

- Lo más liso posible, para que no tenga puntos difíciles en los que puedan quedar restos de leche sin limpiar.

- De cristal o de plástico, resistente a las altas temperaturas e irrompible.

 

 ¿Cómo se prepara un biberón?

- Poner agua, previamente hervida, hasta alcanzar la altura indicada en el biberón.

- Abrir el envase de leche en polvo y llenar la medida de leche que venga en el envase (la medida debe ser rasa, sin aplastar el contenido).

- Verter la leche en polvo en el biberón en una proporción de una medida del dosificador por cada 30 centímetros cúbicos de agua (el agua se pone en primer lugar).

- Tapar el biberón con el disco protector o enroscar la tetina.

- Agitar hasta comprobar que la leche no tiene grumos y es homogénea.

 

 ¿Cómo hay que darle el biberón?

- Abrir el envase de leche en polvo y llenar la medida de leche que venga en el envase (la medida debe ser rasa, sin aplastar el contenido).

- Agitar hasta comprobar que la leche no tiene grumos y es homogénea.

- Hay que sostener la cabecita del bebé con el brazo izquierdo (o con el derecho, si se es zurda). Con la mano derecha (o izquierda), se debe sujetar el biberón y, para estimular el reflejo innato de succión, es necesario rozar la mejilla del niño con un dedo o con la tetina. El pequeño abrirá la boca, buscando, momento en el que se le debe acercar la tetina a los labios para que empiece a comer.

- La madre, o la persona que le dé el biberón, debe sentarse con la espalda recta, sentirse cómoda, y colocar al pequeño en una posición en la que se encuentre a gusto, de manera que se apoye sobre el cuerpo y un brazo de la persona que le alimenta.

- Como alternativa, la madre, o la persona que le dé el biberón, se puede sentar en una silla, con los pies sobre un taburete o sobre la cama, con la espalda contra el respaldo. Hay que coger al niño de manera que su cabeza descanse sobre las rodillas flexionadas de la madre, o la persona que le dé el biberón, con los pies apoyados en el estómago del adulto. Se le debe rodear la cabeza con la mano izquierda y darle el biberón con la derecha.

- Mientras el niño succiona, se le debe hablar cariñosamente y mimarle, lo cual le tranquilizará, si está tenso, y le estimulará, si es perezoso.

 

 ¿Cuáles son las normas de higiene básicas?

- Hasta el tercer mes del bebé, es necesario esterilizar biberones, tetinas, chupetes, cucharillas, juguetes de plástico y, en general, todo lo que el bebé se lleve a la boca, ya que antes de esa edad sus defensas inmunitarias no están completamente desarrolladas y podría contraer infecciones intestinales.

- Existen dos métodos de esterilización: por calor o con agua fría, mediante la acción de sustancias químicas antibacterianas.

- Existen dos sistemas de esterilización por calor: la ebullición y el vapor. La ebullición consiste en colocar los objetos a esterilizar en la cesta del esterilizador, sumergirlos por completo en agua, hervir el agua durante 15-20 minutos y mantener los objetos en la olla con la tapa puesta hasta el momento de utilizarlos.

- La esterilización al vapor requiere un hervidor eléctrico para transformar el agua en vapor, colocar los objetos en una cesta y verter el agua en el recipiente. A continuación, cerrar herméticamente la tapa del recipiente y accionar el aparato. Al cabo de 15 minutos, la salida del vapor indicará que se ha producido la esterilización.

- En microondas: sólo se necesita un recipiente especial para microondas provisto de tapa, en el que se colocarán los biberones y las tetinas con un poco de agua, y se calentará durante 4-8 minutos. Este tipo de esterilización dura 3 horas.

- Esterilización en frío: se introducen los objetos en el recipiente, se vierte agua hasta el nivel indicado, se añade la sustancia desinfectante y se sumergen los objetos completamente. La sustancia se debe dejar actuar durante 30-90 minutos. Estas soluciones permanecen activas durante 24 horas, por lo que los objetos se pueden sumergir más de una vez en el mismo día.