Varios son los motivos que pueden provocar la lactancia en diferido, si bien uno es el más común: la reincorporación al trabajo. Sea cual sea el tuyo, vamos a intentar resolver todas las dudas que te puedan surgir respecto a la lactancia diferida. lactancia diferida

Qué es la lactancia diferida

La lactancia diferida se produce cuando el bebé es alimentado con leche materna, pero no la toma directamente del pecho, sino en biberón o en vasito. Como decíamos antes, la lactancia en diferido puede ocurrir por diferentes motivos:

En cualquiera de estos casos, el bebé continuará recibiendo los beneficios de la leche materna, pero hará la toma a través de un biberón.

Cómo extraer la leche para hacer la lactancia diferida

El primer paso para poder mantener la lactancia en diferido es la extracción de leche materna. Como paso previo, comienza por hacer un masaje que facilite el drenaje del pecho y provoque que el reflejo de eyección. Primero con las puntas de los dedos, haciendo círculos, desde la zona externa del pecho hacia el pezón, para facilitar la salida de la leche. Después, coloca una mano en la zona superior del pecho y la otra en la inferior, con las palmas de las manos bien apoyadas sobre la piel. Masajea desde la zona exterior hacia la areola. Repite con una mano a cada lado. Por último, masajea con los dedos la zona de la areola y el pezón para desencadenar el citado reflejo de eyección.

Extracción manual de leche materna

La extracción manual de leche materna se realiza mediante compresión y masaje del pecho. Para sacar grandes cantidades de leche, muchas mujeres prefieren un sacaleches, pero hay verdaderas expertas en extraerse de manera natural.  Para que te hagas una idea, se trata de que repliques la succión del bebé con tus manos. ¿Cómo? Coloca el pulgar por encima del pezón y los dedos índice y corazón por debajo. Para que te hagas una idea, deberías poder trazar una línea vertical recta entre ellos. La zona correcta está situada unos 3 centímetros de la base del pezón. El movimiento se resume en tres pasos:

  • Lleva el pezón hacia tu pared torácica
  • Comprime el pezón
  • Aléjalo sin dejar de comprimir. Los dedos no deben deslizarse sobre la piel

Para drenar todo el pecho de forma correcta, la mano irá rotando. Así se extraerá leche de todos los cuadrantes. Ve cambiando de pecho cada 5 o 10 minutos. Hazlo de forma rítmica y a la velocidad que te resulte más cómoda.

Sacarse leche con un extractor

Sacarse leche con un extractor puede resultar bastante más sencillo, aunque también requiere de un poco de práctica. No te agobies si los primeros días te cuesta un poco. Aunque hay varios tipos de sacaleches, los más comunes son:

  • Extractor eléctrico: funciona enchufado a la red eléctrica o a pilas, de forma que es el propio extractor el que hace el movimiento de succión. El extractor eléctrico Suavinex permite regular la fuerza y la intensidad del vacío para conseguir una experiencia personalizada según tus necesidades.
  • Extractor manual: serás tú quien, con una sola mano, acciones la palanca de extracción.

Trucos para la lactancia diferida

Aunque cada maestrillo tiene su librillo, no está de más hacer un recopilatorio con trucos o consejos para llevar a cabo la lactancia en diferido.

  • Comienza por realizar el masaje para favorecer la eyección.
  • Busca un entorno tranquilo, donde creas que no serás molestada.
  • Las prisas son malas consejeras, así que tomátelo con calma. La adrenalina provocada por el estrés puede hacer que la leche no fluya.
  • Tener una foto o un vídeo de tu bebé cerca mientras te extraes puede resultar útil.
  • Puedes aprovechar a sacarte leche de un pecho mientras está mamando del otro, así es más fácil que la leche fluya.
  • Si usas un extractor, comprueba que el embudo hace bien el vacío, de la misma forma que la boca del bebé.
  • También puede ayudar comprimir la zona superior del pecho mientras estás extrayendo con el sacaleches. Vigila que el embudo siga en su sitio.
  • Congela la leche en cantidades pequeñas. Es mejor descongelar más que tener que tirarla porque tu bebé no quiera más. Etiqueta los recipientes siempre con la fecha de extracción. Saber cómo almacenar y descongelar la leche materna te resultará muy útil en la lactancia diferida.
  • A la hora de darle la leche extraída a tu bebé, usa un biberón que minimice la confusión entre tetina y pezón. Es el caso del biberón zerø.zerø de Suavinex, desarrollado desde la observación de la naturaleza para combinar la lactancia materna y la lactancia con biberón. La tetina zero.zero ha sido pensada para asemejarse lo más posible al pezón materno, tanto en longitud como en color. Además, el biberón también es anticólico y te ayudará a minimizar los cólicos gaseosos de tu bebé.

Si es posible, comienza con la extracción de leche con antelación. Tener tu propio banco de leche preparado te evitará agobios y te dará la seguridad de que tu bebé tiene alimento suficiente en tu ausencia.

¿Conocías todos estos detalles sobre la lactancia diferida? ¿Has pasado por la experiencia con tu bebé? ¡Cuéntanos!