Amamantar a tu bebé recién nacido no es una tarea fácil. Sobre todo, si quieres conciliar tu vida laboral con tus momentos de super mamá. Por eso muchas mamás optan por llevar a cabo la lactancia diferida, que permite al bebé seguir tomando leche materna pero haciéndolo en biberones o vasitos, o plantean una lactancia mixta, dándole a su bebé leche materna y leche de fórmula.

Sea cual sea tu motivo, si apuestas por este tipo de lactancias, debes saber cómo almacenar la leche materna y poder echar mano de ella siempre que lo necesites. Te contamos los tips que más te van a ayudar a conservar la leche materna para tu peque.

¿En qué envases almacenar la leche materna?

La leche materna no es como cualquier otro alimento que pueden almacenar los adultos en la nevera en un vaso o tupper normal. Las propiedades nutritivas que tiene para los recién nacidos o neonatos la convierte en un producto al que cuidar muy bien y conservar en las mejores condiciones en recipientes pensados para ello.

Puedes almacenar la leche materna a temperatura ambiente, en la nevera o en el congelador en función de tus necesidades o previsiones. Sea cual sea el recipiente, debes asegurarte de que el recipiente esté limpio y esterilizado y no llenes los recipientes hasta el borde si vas a congelarla, porque la leche materna se expande una vez se congela.

Lo ideal es que cada recipiente incluya la toma exacta de tu bebé, así que controla más o menos la cantidad de leche que vas a necesitar. No te olvides de apuntar la fecha de extracción de la leche antes de almacenarla, porque tendrás que comprobarla en función del lugar donde decidas guardar la leche.

En Suavinex podrás encontrar bolsas de almacenaje para leche materna con tapón con una capacidad de 200 ml pre-esterilizadas. Si lo prefieres, también tenemos bolsas de almacenaje para leche materna con cierre zip con el mismo funcionamiento y con un espacio para poder anotar la fecha de extracción y cantidad extraída. También puedes comprar tarros para almacenar leche materna con tapa hermética anti fugas. Nuestros biberones también son aptos para poder congelar o almacenar la leche materna si lo necesitas en un momento dado.

bolsa de almacenaje con tapon

bolsas de almacenaje de leche materna 25 ud

Tarritos de almacenaje con rosca 10 uds

¿Durante cuánto tiempo puedo almacenar la leche materna?

El tiempo de almacenaje de la leche materna dependerá del lugar donde la guardes. Como hemos comentado, puedes optar por dejar la leche a temperatura ambiente, en la nevera o en el congelador. En función del sitio, aguantará más o menos.

Almacenar leche materna a temperatura ambiente

A temperatura ambiente, la leche materna recién extraída puede mantenerse hasta 4 horas. Puede alargarse un par de horas más si fuese necesario, siempre y cuando la extracción en sacaleches ha sido en condiciones de máxima limpieza.

Aunque no vayas a guardar la leche en la nevera o en el congelador, lo mejor es guardar la leche materna tras usar el sacaleches en uno de los recipientes mencionados para mantener todas sus propiedades.

Almacenar leche materna en la nevera

Si optas por guardar los recipientes de leche materna en la nevera, no tardes más de tres días en sacarla para alimentar a tu bebé. Por eso es importante apuntar la fecha de extracción, porque así podrás comprobar el día que guardaste la leche y calcular cuál debes sacar antes.

Para almacenar la leche materna en la nevera, debes enfriarla lo antes posible tras su extracción. Si no has llenado un recipiente con la cantidad deseada, podrás rellenarlo con leche materna extraída más tarde, siempre y cuando la enfríes antes y estén a la misma temperatura.

Para una mayor y mejor conservación, te recomendamos que la leche materna esté siempre en la parte más fría de la nevera, en la parte posterior, y nunca en la puerta del frigorífico. Así conservará mejor sus propiedades.

Almacenar leche materna en el congelador

La leche materna congelada puede durar hasta seis meses, y nunca deberás almacenarla pasado ese tiempo. Antes de guardar la leche, comprueba que el recipiente es apto para congelar y que mantiene todas las propiedades del líquido. En este caso, te aconsejamos las bolsas de almacenaje, porque algunos productos de cristal pueden romperse cuando se congelan.

Te recordamos de nuevo que no debes llenar los envases al máximo, porque una vez se congele la leche, esta aumenta su volumen y se expande bastante. Por eso, mantén los recipientes llenos en tres cuartas partes del total.

Guarda los recipientes en la parte posterior del congelador, sin que queden pegados a la pared, y controla la fecha de extracción de la leche para que no se te pasen los seis meses. En esta ocasión, también puedes rellenar un recipiente con leche ya congelada siempre y cuando enfríes la leche previamente.

¿Cómo descongelar y calentar la leche materna?

Nuestro primer consejo a la hora de descongelar la leche, es que elijas la leche más antigua primero y sigas el orden que marquen las fechas de extracción. Saca el recipiente del congelador y guárdalo en la nevera el día anterior a su uso o unas 12 horas antes, y así seguirá manteniéndose sin problema para cuando quieras usarla. Una vez descongelada, en el frigorífico aguantará unas 24 horas, pero si está a temperatura ambiente no tardes más de dos horas en dársela a tu bebé.

Es muy importante que no descongeles la leche en el congelador o en agua hirviendo, ya que perdería sus nutrientes y podrías incluso quemar la boquita del recién nacido al crear puntos calientes en el líquido.

Para calentar la leche materna, lo ideal es colocar el recipiente en agua tibia durante unos minutos hasta que llegue a la temperatura corporal o que utilices un calientabiberones. Una vez haya alcanzado la temperatura perfecta, debes agitar el recipiente para que la grasa que se ha separado vuelva a mezclarse. ¡La leche está lista para alimentar a tu bebé!

calientabiberones suavinex

Con estas pautas y consejos, te vas a volver una experta alimentando a tu recién nacido con leche materna. Así, podrás retomar tu trabajo o podrás salir de casa sin el miedo a que el bebé pierda la toma por no estar con él. Si tienes problemas a la hora de alimentar a tu bebé, puedes probar diferentes tipos de almacenaje de leche materna para ver cuál encaja mejor. No dudes en acercarte a tu médico si no consigues alimentar a tu peque de ninguna manera. Él mejor que nadie podrá aconsejarte sobre las pautas de alimentación.

Fuentes:

https://www.mayoclinic.org/es-es/healthy-lifestyle/infant-and-toddler-health/in-depth/breast-milk-storage/art-20046350 – Mayoclinic

https://www.medela.es/lactancia/viaje-de-las-madres/conservar-y-descongelar-leche-materna – Medela