• baby

CONSEJOS

La primera visita al dentista

¿Cuándo tengo que llevar por primera vez a mi hijo al dentista?

Seguramente, ésta es una pregunta que, en algún momento, muchísimas madres se han planteado, debido a la importancia que tienen los dientes en muchos procesos de nuestro organismo. Como, por ejemplo, en el de la masticación y, como consecuencia, en el de la digestión.

 

En este sentido, es conveniente someter al niño a la visita del dentista una vez le haya salido el último molar, es decir, alrededor de los 3-4 años. La primera visita sirve para:

- Controlar que los dientes de leche están sanos y efectuar una prevención correcta de las caries.

- Descubrir con precocidad las posibles anomalías esqueléticas de la boca.

- Descubrir y desarraigar cuanto antes las malas costumbres, como chuparse el dedo pulgar, introducir la lengua entre los dientes, comerse las uñas o comer caramelos.

 

¿Y qué ocurre si los dientes tardan en salir?

El pediatra debe controlar que la salida de los primeros dientes se produzca dentro de unos límites de tiempo normales, que son muy amplios.

Los dos primeros dientes deben salir antes de que el niño cumpla los 12-14 meses. Los primeros veinte, toda la dentición de leche, dentro del tercer año de vida.

Un retraso respecto a estos límites máximos puede muy bien achacarse a una desnutrición grave, y no a una ligera carencia de calcio o de vitamina D, como se suele decir de manera errónea, o a determinadas y muy raras enfermedades congénitas. Éstas obstaculizan el desarrollo de los tejidos que forman los dientes, los cabellos y el cristalino del ojo.