Cuando se trata de intolerancia a la lactosa en bebés, muchas mamás entran en pánico pensando que el chiquitín va a rechazar la leche materna y si eso sucede ¿cómo lo alimentas?

¡Que no cunda el pánico! Hoy vamos a hablar de la intolerancia a la lactosa en bebés, los tipos que hay y cuáles son sus síntomas para que puedas actuar rápidamente.

¿Qué es la lactosa y para qué sirve?

La lactosa es un tipo de carbohidrato. Esta presente en la leche de todos los mamíferos. Esto significa que está presente en la leche de vaca, de oveja, de cabra y, también, en la leche materna.

Aproximadamente el 40% de las calorías de la leche materna proceden de la lactosa. La lactosa está formada por dos azúcares que son imprescindibles para el desarrollo del bebé: Glucosa y Galactosa. La glucosa aporta energía y la galactosa participa en procesos neuronales e inmunitarios.

¿Es lo mismo intolerancia a la lactosa que alergia a la leche?

La intolerancia y alergia nunca son lo mismo. Una alergia alimentaria o reacción alérgica es una respuesta exagerada del sistema inmunitario, mientras que la intolerancia es un trastorno digestivo. Aunque no te preocupes, hay muchas formas de cómo saber si mi bebe es alérgico a algún alimento o no. En Suavinex encontrarás muchos productos libres de trazas de leche.

Cuando hay intolerancia a la lactosa en bebés o adultos, significa que la lactosa no se está procesando de forma adecuada por el sistema digestivo. Esto significa que, por inconveniente que pueda llegar a ser, la intolerancia a la lactosa no supone un riesgo para la vida, como podría ser una reacción alérgica si se sufre un choque anafiláctico.

La intolerancia a la lactosa en bebés puede ser peligrosa si no se tratan los síntomas como por ejemplo las diarreas en niños o bebés, puesto que pueden producir deshidratación en el pequeño. Por eso es importante que sepas cómo hidratar a un bebe de 1 mes para evitar cualquier susto.

¿Qué tipos de intolerancia a la lactosa en bebés existen?

La intolerancia a la lactosa no siempre es igual. Podemos distinguir distintos tipos de intolerancia a la lactosa y no todos son frecuentes en bebés.

Intolerancia a la lactosa primaria

Este es el tipo de intolerancia más frecuente, sin embargo, no suele dar comienzo hasta los 3 años de edad. En estos casos, el bebé recién nacido no tendría ningún problema para seguir tomando leche materna, puesto que no es hasta una edad más avanzada que empieza a producir la lactasa en menores cantidades. La intolerancia a la lactosa primaria suele ser genética.

Si tu bebé está aprendiendo a comer solito, no hay mejor herramienta que la vajilla de aprendizaje Hygee Rosa o verde, una vajilla infantil que incluye un plato llano, un plato hondo, una monísima taza con asas una cuchara y un mantelito.

Vajilla aprendizaje Hygge Rosa

E incluso la Taza aprendizaje booo lila personalizada, perfecta para utilizar en el paso del biberón al vaso. Será una vez introducida la alimentación complementaria, cuando empezarás a notar síntomas si tu bebé tiene intolerancia a la lactosa.

Taza aprendizaje booo lila personalizada

Intolerancia a la lactosa secundaria

Se trata de un tipo de intolerancia que tiene su origen en un daño que se ha producido en el intestino debido a alguna patología, cirugía o lesión. Es decir, no es algo genético. Algunas enfermedades que pueden desencadenarla son la enfermedad de Crohn en niños o la celiaquía.

La buena noticia de este tipo de intolerancia a la lactosa en bebés es que si la enfermedad que la origina remite, también lo hace la intolerancia por lo que tu bebé podrá retomar su rutina de lactancia y alimentación con sólidos. En cuanto se haya recuperado, no dudes en sentarlo en su Asiento Elevador Portátil para Bebé para que continúe su aprendizaje hacia una alimentación del bebé más completa desde la posición más cómoda y segura. Y podrás comer con tu bebé fuera con nuestro Set on the go personalizado booo rosa compuesto por una cuchara ergonómica pensada para papillas y yogures, un portacucharas con capacidad para transportar 2 cucharas, y un sujetababeros.

Asiento Elevador Portátil para Bebé. Azul

Intolerancia a la lactosa congénita

Esta es la clase de intolerancia a la lactosa en bebés que puede ser más preocupante puesto que está presente desde el nacimiento e impide que el recién nacido consuma leche materna. No obstante, también es muy poco frecuente ya que para que se produzca la enfermedad, es necesario que ambos padres transmitan una variante del mismo gen.

Intolerancia a la lactosa en bebés prematuros

También se conoce como intolerancia a la lactosa por deficiencia madurativa y se da cuando el sistema digestivo del bebé no ha madurado por completo debido al parto prematuro. Conforme el bebé se desarrolle y crezca, la intolerancia a la lactosa en bebés prematuros debería remitir.

¿Cuáles son los síntomas de intolerancia a la lactosa en bebés?

La intolerancia a la lactosa en bebés presenta los mismos síntomas que en los adultos con la diferencia de que ellos no pueden identificar sus síntomas y decirnos qué es exactamente lo que les duele o molesta.

Presta atención a estos síntomas de intolerancia a la lactosa en bebés para poder deducir si tu chiquitín sufre intolerancia. Recuerda que suelen empezar a producirse los síntomas entre media hora y dos horas después de ingerir lactosa.

¿Qué pasa si un bebé recién nacido es intolerante a la lactosa?

Esta es la principal preocupación de las madres. Si el bebé es intolerante a la lactosa ¿puedo seguir amamantando? La respuesta rápida es que sí.

La leche materna contiene todos los nutrientes necesarios para alimentar e hidratar al bebé recién nacido. La intolerancia primaria a la lactosa no se produce en recién nacidos por lo que hasta que no cumpla los tres años y ya esté tomando otros alimentos no notarás si la lactosa le sienta bien o mal.

Si tu bebé tiene intolerancia a la lactosa congénita o galactosemia, entonces sí será necesario interrumpir la lactancia materna, acudir a un pediatra de inmediato y seguir al pie de la letra las recomendaciones. Es probable que sea necesario renunciar por completo a la lactancia materna y optar por la lactancia artificial exclusiva con una fórmula que no contenga lactosa.

Como puedes comprobar, la intolerancia a la lactosa en bebés no es algo de que deba preocuparte en exceso. La intolerancia congénita y la galactosemia son enfermedades muy raras y la intolerancia primaria no aparecerá hasta que tu bebé haya iniciado la alimentación complementaria, por lo que no interfiere nunca con la lactancia materna. Si tu bebé es prematuro y notas síntomas de intolerancia, consulta con el pediatra las posibles opciones. Y si una vez que empiece a tomar otros alimentos ves señales, puedes comprobarlo simplemente retirando los alimentos con lactosa de su dieta o acudiendo al pediatra para que le hagan una prueba.

 

Fuentes:

¿Es frecuente la intolerancia a la lactosa en bebés? – Veritas

Intolerancia a la lactosa en bebés o a la leche de vaca – PequeSalus

La intolerancia a la lactosa en los niños: preguntas frecuentes de los padres – Healthy Children

Mi Bebé Es Intolerante A La Lactosa ¿Tengo Que Dejar La Lactancia Materna? – LactApp

Suavinex Newsletter