Muchos bebés sufren cólicos debido a la acumulación de aire en su barriga. Es totalmente natural que los bebés tengan gases, pero el problema es cuando los bebés sufren molestias o incluso dolor por no expulsar todos los gases. Para evitar que los bebés sufran por la formación de gases e incluso para evitar un cólico de gases que sufra el bebé, es importante saber sacar los gases del bebé, así como intentar prevenirlos. 

Se trata de un problema muy común en los más pequeños, sobre todo porque al alimentarse mediante pecho o biberón, pueden ingerir aire, produciéndoles molestias tras la ingesta de alimentos. Una de las opciones para evitar este malestar en tu bebé es ayudar a expulsar los gases de manera adecuada, así como optar por productos que ayuden a evitar los cólicos, como pueden ser los biberones y las tetinas anticólicos

Cómo prevenir los gases del bebé

qué es la hidrocefalia en bebésPuede que seáis padres primerizos y que no sepáis muy bien cómo quitar los gases a vuestro bebé recién nacido. Pues debéis saber que muchos gases se pueden prevenir en el momento de la toma, momento clave en alimentación del bebé. Uno de los consejos es que hay que evitar que el bebé lleguée muy hambriento y ansioso a la toma de leche, ya que intentará mamar con más ansia y como consecuencia tragará mucho más aire. Asimismo, para evitar que ingiera más tanto aire, la tranquilidad tanto del bebé como de la madre es fundamental. 

Otra recomendación es que si tu leche sale con demasiada fuerza y rapidez es recomendable que la dejes fluir un poco para que el bebé no tenga que tragar con tanta rapidez, evitando que también trague mucho más aire. Para asegurarte de que el bebé expulse el aire ingerido o los gases, al terminar la toma deberás incorporar al bebé sobre tu hombro o simplemente sentarlo sobre las piernas durante un momento. De esta forma, gracias a estas posiciones se consigue favorecer la expulsión de los gases. 

Por otro lado, si tu bebé es muy propenso a los gases ten especial cuidado y evita el uso del chupete, no le des infusiones o medicamentos sin consultar al pediatra, e intenta que no lloré durante periodos muy prolongados ya que al llorar traga aire.  Simplemente con los pequeños cuidados ya mencionados ayudaremos a evitar evitaremos muchas molestias al bebé, aunque cada niño tiene su propio ritmo.

Cómo saber si mi bebé tiene gases

Debes tener en cuenta que están aprendiendo a controlar su propio cuerpo, gestionar el aire y que su sistema digestivo aún es bastante inmaduro. Además, el bebé no puede hablarnos para contarnos qué le pasa, por lo que, si llora o si te envía otro tipo de señales, podrían ser debido a las molestias de los gases. Algunas de los síntomas de los gases del bebé más frecuentes son

  • Se muestra incómodo y levanta las piernas más de lo normal.
  • Mantiene cerrados los puños.
  • Por el esfuerzo se le puede poner la cara colorada.
  • Irritabilidad y llantos.
  • No puede dormir.

Todas estas señales pueden ser que tu bebé esté intentando deshacerse de algún gas molesto. Para ello, lo mejor es ayudarlo a expulsar los gases mediante diversas posturas y técnicas. Algunas de esas posturas o técnicas para ayudar al bebé a expulsar los gases son:

  • Tocar su tripita y observar si está dura, si es así podemos aliviarlo mediante un suave masaje abdominal en sentido contrario a las agujas del reloj. Esto le ayudará a calmarse y soltar el gas con más facilidad. Asimismo, otro ejercicio muy fácil y efectivo es hacer ejercicios tipo bicicleta.
  • Incorpóralo sobre tu hombro y da pequeños golpecitos sobre su espalda.
  • Realiza la postura del avión, se trata de una de las posturas más comunes y sencillas. Tan solo tendrás que colocar al bebé boca abajo sobre el antebrazo del adulto y sujetar cuidadosamente su cabeza con la mano.
  • Puedes sentarlo sobre tus piernas con la espalda contra tu estómago. Sujeta al niño por debajo de los brazos e inclina su tronco ligeramente hacia delante a la vez que se acaricia suavemente su espalda.
  • Utilizar un sistema de porteo. Los beneficios del porteo ergonómico para los gases del bebé son muchos. El porteo es un sistema de transporte con el que el bebé está en constante contacto con la madre o el padre porteador. Esto reporta muchos beneficios a nivel afectivo, pero también tiene ventajas que repercuten en la salud del sistema digestivo, favoreciendo la expulsión de gases y deposiciones

Como cada pequeño tiene diferentes necesidades todo es cuestión de práctica y probar qué métodos son más efectivos para cada bebé e ir aprendiendo junto a nuestro pequeño.

Cólico de gases o cólico del lactante en bebés

Los bebés pueden llorar por infinidad de motivos, pero cuando un bebé de 3 a 6 semanas tiene episodios de llanto intenso durante más de tres horas y varios días a la semana a lo largo del mes, puede considerarse un cólico del lactante. Puede resultar una experiencia bastante angustiosa para los padres, pero no suele tener importancia médica y, lo más importante, es que los gases en bebés lactantes desaparecen por sí solos

Estos cólicos son dolores abdominales que provocan agitación, malestar y llantos en el bebé. La principal causa de estos dolores no se conoce a ciencia cierta, aunque bien se sospecha que en parte puede ser provocado por los gases. Lo importante en estos casos es mantener la calma, y conocer las distintas técnicas para aliviar a tu bebé.

En nuestro canal de Youtube Living Suavinex Spain encontrarás un vídeo en el que la experimentada matrona y enfermera pediátrica Sara Cañamero nos explica un poco más a fondo sobre cómo realizar masajes para combatir el cólico lactante

¿Conocías cómo ayudar a expulsar los gases al bebé desde su primer mes de vida?

Fuentes

Mi bebé tiene muchos gases: por qué y qué hacer – Parabebes.com

Los cuidados después del parto y en los primeros años de vida – AEPED