En la actualidad los nacimientos por cesárea son muy habituales. Las razones que pueden llevar a una cesárea son de lo más variado. Puede que el parto vaginal sea inviable o incluso que los padres así lo decidan.

Aunque sea un procedimiento habitual, no debemos olvidar que se trata de una cirugía mayor por lo que, a las molestias que supone un parto, hay que añadir las de una operación. Puede que no sepas qué puedes esperar tras una cesárea. Te contamos algunas consecuencias postparto que puedes sentir tras una cesárea.

La cesárea es una cirugía mayor, no hay que minimizar sus molestias.

Consecuencia de la cesárea en el bebé

bebe cunaAunque en la cesárea no pases por la etapa de expulsivo del feto, si experimentarás algunas consecuencias. Es totalmente normal que te preocupe saber si tener un parto por cesárea puede afectar a la salud de tu bebé. Y es cierto que, según algunos estudios, existe una posibilidad de que la cesárea pueda causar ciertas lesiones o heridas en el bebé —generalmente en la espalda y la cabeza—.

También debes saber que un nacimiento por cesárea se relaciona con una mayor probabilidad de que tu bebé tenga alergias —como la alergia alimentaria o las alergias a la leche—, además de trastornos inmunológicos y metabólicos.

Asimismo, hay algunos riesgos que también suelen asociarse con el sobrepeso a los cinco años de edad y con el asma en los menores de seis años. No obstante, es conveniente que consultes con tu médico si existen riesgos para la salud de tu bebé, el mejor que nadie te aconsejará sobre las consecuencias.

Consecuencias de una cesárea mal cuidada

Después de la operación, lo habitual es que te coloquen un apósito que cubra la herida, con el fin de prevenir el sangrado. Y será el médico quién te indique cuando retirar el apósito y dejar la herida al aire. Entonces deberás tener muy presente una serie de cuidados para evitar que la herida se infecte o se abra sobre todo durante el puerperio o cuarentena.

Lo primero es la higiene, debes lavar la herida diariamente con agua y jabón. Además, procura que la ropa no sea muy ajustada para que no presione la herida. Tras la cuarentena, es conveniente acudir a tu médico para que valore el estado de la cicatriz y comprobar que todo está en orden.

En el caso de no realizar los cuidados necesarios, podrías sufrir algunas consecuencias, como una infección o dehiscencia, que se abra la herida a causa de una infección. Aún así, a largo plazo podrían aparecer queloides, es decir, exceso de cicatrización y adherencias provocadas por tensiones internas.

Secuelas de una cesárea

Sabiendo las consecuencias que puede tener una cesárea en el bebé, y los resultados de una cicatriz mal cuidada, ahora queremos mostrarte cuatro consecuencias de la cesárea que probablemente no sabías.

Loquios y entuertos tras la cesárea

Tras el parto los loquios y los entuertos te visitarán. Aunque pueden resultar un poco incómodos, ambos contribuyen a la recuperación del cuerpo femenino. Seguro que en las clases de preparación al parto te han hablado de ellos, pero nunca está de más refrescar conocimientos.

Los loquios son los sangrados que se produce tras el parto, tanto en un parto natural como en una cesárea. Con ello se eliminan los restos del revestimiento uterino. En cuanto a los entuertos, se trata de unos dolores similares a las contracciones. Se producen porque el útero está regresando a su tamaño normal. Ambos se producen con independencia del tipo de parto que hayas tenido. 

Insensibilidad abdominal

Puede que una de las consecuencias más desconocidas de la cesárea sea la insensibilidad abdominal. Durante muchos meses tras la operación seguirás teniendo la sensación de que la zona está dormida, como acolchada. Es normal y, aunque te parezca imposible, acabará cediendo. En cualquier caso, si llegara a preocuparte no dudes en consultar con tu profesional médico de referencia. Él te ayudará.

Durante meses sentirás la zona del abdomen como dormida. Tranquila, es algo normal que termina por pasarse.

Cesárea y gases

articulos mas leidos 2019 piel con pielCesárea y gases son una pareja un poco molesta. No tienes más que pensar en la zona en la que está localizada la cicatriz de la operación para darte cuenta de por qué. Es posible que caminar resulte difícil y que, al principio, lo hagas un poco encorvada. Coger peso, reírte, toser o ir al baño pueden resultar dolorosos al principio.

Es interesante alimentarse de manera sana y poco pesada para evitar los inconvenientes de las digestiones largas.

Los gases tras la cesárea pueden estar ocasionados por varios motivos. Por una parte, por la ralentización del intestino como efecto de la analgesia. Por otra, también puede quedar aire dentro del cuerpo como efecto de la propia operación. Pueden llegar a ser muy dolorosos e irradiarse a la zona alta de la espalda. Para minimizar los efectos de los gases puedes seguir algunas recomendaciones:

  1. Sigue una dieta sana y poco pesada. Del mismo modo que llevabas una saludable alimentación en el embarazo, también debes hacerlo tras la cesárea, al menos durante los primeros días. Si te aseguras una digestión ligera mejor que mejor.
  2. Mastica bien y come tranquila. Eso siempre ayuda a no ingerir más aire.
  3. Muévete lo que puedas. La inmovilidad no ayuda a la eliminación de los mismos.
  4. Ingiere alimentos con fibra y bebe mucha agua. Cuanto antes se regularice el tránsito intestinal mejor.

Lactancia y cesárea

Contrariamente a lo que se cree, un parto por cesárea no hace que la subida de la leche tarde más, ya que lo que desencadena el proceso es el alumbramiento de la placenta. Es entonces cuando el nivel de progesterona desciende y aumenta el de prolactina, desencadenando la producción de leche. La cantidad aumentará cuanto más mame el neonato, por lo que es importante que no os separen. Aunque, tranquila, podrás instaurar la lactancia, si es lo que has decidido, pese a esa separación.

Sí es interesante que tengas en cuenta la herida de la cesárea. Por la zona en la que se encuentra, puede dificultarte el amamantamiento. Hay algunas posturas para amamantar que debes tener en cuenta. También puedes echar un vistazo a nuestro vídeo sobre las diferentes posturas para amamantar, o consulta a un profesional, si tienes molestias.

Como ves, hay que tener presentes muchos aspectos cuando te sometes a una cesárea, por eso, ante cualquier duda lo mejor es que consultes con tu médico.

¿Conocías estas consecuencias de la cesárea?

Fuentes

Cuidado con las cesáreas no justificadas: los riesgos no sólo afectan a la madre, sino también al bebé y a la salud de futuros embarazos – Bebés y más