• baby

CONSEJOS

Stop a los trastornos de pecho

En principio, la lactancia materna no tiene por qué provocar sufrimiento a la mamá. No obstante, si el bebé no se coge al pecho de la forma correcta o las tomas no se realizan con la frecuencia necesaria, se pueden producir molestos trastornos, que pueden dificultar, en gran medida, la lactancia materna. He aquí los principales problemas del pecho y algunos consejos para reconocerlos y tratarlos de la mejor manera posible.

 

Las Grietas

Son pequeños cortes profundos, muy dolorosos, situados en el centro del pezón. Se producen por una succión incorrecta del bebé.

¿Cómo actuar?

Se debe corregir la postura del niño y no prolongar excesivamente el tiempo de la toma.

No es recomendable suspender la lactancia, a pesar de que los cortes sangren, pues existe el peligro de provocar una obstrucción mamaria y de disminuir la producción de leche.

En todo caso, se puede extraer la leche de forma manual, hasta que el trastorno pase, y dársela al bebé mediante un biberón.

 

La Obstrucción Mamaria

Se trata de un estancamiento de la leche, que puede darse, sobre todo, durante los primeros días de vida del niño. Se produce porque los pechos no se vacían con suficiente frecuencia, o porque el bebé se coge al pecho de forma incorrecta. Sus síntomas son: hinchazón, piel tensa y brillante, enrojecimiento, dolor y, en ocasiones, fiebre.

¿Cómo actuar?

Se deben aplicar paños calientes sobre la areola durante 10-15 minutos antes del inicio de la tetada.

También se pueden poner compresas frías entre una toma y otra durante 10 minutos, aproximadamente, para aliviar el dolor y reducir la inflamación.

 

La Mastisis

Es una infección del pecho causada por la penetración de bacterias en el interior de la glándula mamaria, normalmente, a través de grietas en el pezón. También puede producirse por una obstrucción mamaria que no ha sido tratada de forma adecuada, por una bajada momentánea de las defensas, bastante común durante el puerperio, o por el hecho de llevar sujetadores demasiado estrechos.

Este trastorno puede manifestarse con dolor y enrojecimiento de la piel del pecho, además de fiebre, cansancio, náuseas y dolor de cabeza.

¿Cómo actuar?

Lo importante es no suspender la lactancia materna y empezar la toma por el pecho que no está inflamado.

Además, se debe masajear la zona dolorida con suaves movimientos en dirección a la areola, para vaciar la leche.

El tratamiento también consiste en la toma de antibióticos para frenar la infección, siempre prescritos por el médico.

 

La Obstrucción del Conducto

Es una inflamación localizada que impide la salida de la leche por la zona afectada. Se originan por las tetadas poco frecuentes o por una incorrecta extracción de la leche de un solo pecho. Suelen producir hinchazón, tensión y dolor.

¿Cómo actuar?

Es conveniente realizar masajes preparatorios durante el embarazo, especialmente si se tienen los pezones planos o retráctiles.

Se deben evitar los sujetadores demasiado estrechos y, en general, todo lo que pueda irritar el pecho, como puntillas, piezas metálicas, etc.

Durante el período de lactancia, conviene efectuar tomas frecuentes, variando de vez en cuando la posición del pequeño.

Es importante aplicar compresas calientes antes de la tetada o realizar suaves masajes en el pecho, para mejorar el drenaje de los senos.