Glosario

TDAH infantil o déficit de atención: qué es y síntomas

tdah infantil deficit atencion

El TDAH infantil o Trastorno de Déficit de Atención con Hiperactividad, es una afección de la que se ha hablado mucho en los últimos tiempos, especialmente porque ha aumentado considerablemente el número de diagnósticos tanto en niños como en adultos.

Sin embargo, aún hay muchas personas que consideran que el TDAH no es tan grave ni tan preocupante, e incluso hay quien asegura que no es real y que los niños “sólo son movidos”. 

Si no tienes muy claro qué es el TDAH infantil y quieres saber más sobre él y tomar nota de algunos consejos sobre qué hacer si a tu hijo o hija le diagnostican con este trastorno, no dejes de leer. 

¿Qué es el TDAH infantil?

Se trata de un trastorno del neurodesarrollo que afecta a la capacidad de concentración, el autocontrol y la impulsividad de los niños. Se estima que entre el 5 y el 10% de los niños en edad escolar tienen TDAH. Padecer este trastorno puede dificultar su rendimiento académico, su relación con los demás y, por ende, su autoestima.

El TDAH se caracteriza por un patrón persistente de inatención y/o hiperactividad-impulsividad que interfiere con el funcionamiento o el desarrollo del niño. Hasta los años 90, se diferenciaban tres tipos de este trastorno:

  • Predominantemente inatento: el niño tiene dificultad para mantener la atención, se distrae fácilmente, olvida las cosas, comete errores por descuido, no sigue instrucciones, etc.
  • Predominantemente hiperactivo-impulsivo: el niño muestra una actividad excesiva, no puede estar quieto, habla demasiado, interrumpe, actúa sin pensar, etc.
  • Combinado: el niño presenta síntomas de ambos tipos.

Si bien, estas diferenciaciones empiezan a estar obsoletas, conocerlas puede ayudar a entender un poco mejor el TDAH infantil. Además, es importante que los padres y madres sean conscientes de que un niño o niña puede tener TDAH incluso si no exhibe comportamientos hiperactivos. 

Los síntomas suelen detectarse antes de los 12 años y pueden variar según la edad, el entorno y la situación del niño.

Es importante tener en cuenta que el TDAH infantil no es una enfermedad. Simplemente, el cerebro con TDAH funciona de forma diferente. Aunque esto plantea retos, sobre todo, en el ámbito escolar, también puede tener ventajas como la creatividad, la energía o la flexibilidad.

¿Cuál es la diferencia entre déficit de atención y TDAH?

Como hemos comentado, hace unas décadas era habitual diferenciar entre TDAH y TDA si el niño o niña no presentaba los síntomas de hiperactividad. En estos casos, se hablaba de que no todos los niños con déficit de atención tenían TDAH.

Sin embargo, esta distinción es cada vez menos frecuente en la actualidad y cualquier déficit de atención, sea inatento, hiperactivo o combinado, se diagnostica como TDAH.

Aun así, hay muchas personas que, bien por costumbre, bien por hacer la distinción, se refieren al TDAH predominante inatento como, simplemente, “déficit de atención”.

¿Cómo saber si mi hijo tiene TDAH?

Si sospechas que tu hijo puede tener TDAH, lo primero que debes hacer es consultar con un profesional de la salud, como un pediatra, un psicólogo o un psiquiatra infantil, que pueda evaluar su caso y confirmar el diagnóstico. El diagnóstico del TDAH se basa en la observación clínica, los informes de los padres y los profesores, y las pruebas psicológicas y neuropsicológicas. Ni que decir tiene que los tests disponibles de forma gratuita en Internet solo deben servir como orientación y que deben ser siempre confirmados por un especialista.

No existe una prueba específica para detectar el TDAH, sino que se trata de un diagnóstico por exclusión, es decir, se deben descartar otras posibles causas de los síntomas. Los problemas de visión o audición, por ejemplo, pueden ser causa de malos resultados académicos y de escasez de atención por parte del niño. También los trastornos de sueño, la ansiedad, la depresión, etc.

El TDAH es un trastorno complejo y heterogéneo, que puede presentarse de forma diferente en cada niño y que puede coexistir con otros trastornos como el trastorno del espectro autista o el de ansiedad. Además, hay estudios que sugieren que las personas con TDAH tienen más probabilidades de sufrir depresión o de caer en el abuso de sustancias nocivas (alcohol o drogas)

Consejos para padres de niños de con TDAH

Tener un hijo con TDAH puede suponer un reto para los papás y mamás, que deben adaptarse a las necesidades y las dificultades de su hijo, y al mismo tiempo cuidar de su propia salud y bienestar. Por ejemplo, si no sois padres primerizos y estáis en vuestro segundo embarazo un niño con TDAH puede aumentar el riesgo de ansiedad en el embarazo de la mamá.

Si tu peque tiene TDAH, estos son algunos que consejos que podemos ofrecerte:

  • Infórmate en profundidad y busca apoyo profesional cuando lo necesites.
  • Si las rutinas diarias en niños son importantes, para un pequeño con TDAH lo son aún más. Establece horarios, normas y límites claros y consistentes. Por ejemplo, una rutina de baño enseñando al niño a peinarse solo puede ser bueno para él o para ella. Con nuestro Pack Gel y Champú niños y Desenredante pelo Suavinex te lo pone un poco más fácil.
  • Será muy importante fomentar la autoestima y la confianza del niño o niña, reconociendo sus fortalezas, sus logros y sus esfuerzos. Un estilo de crianza parental basado en la disciplina positiva será muy beneficioso para todos los implicados.
  • Procura que el ambiente en el que se mueve el peque sea tranquilo y ordenado, con pocos estímulos distractores y un espacio adecuado para hacer los deberes y las actividades lúdicas.
  • Ayuda a tu hijo o hija a encontrar la forma más adecuada para organizarse, planificar y priorizar sus tareas.
  • Intenta enseñar al niño estrategias para mejorar su atención, su concentración, su memoria y su autocontrol. Las pausas, los ejercicios de respiración o las ayudas visuales, pueden ser muy útiles para algunos casos.
  • La colaboración con el centro educativo y los profesores será crucial. Es importante que el niño se sienta cómodo en el colegio y que la vuelta al cole no le resulte algo traumático.
  • El ejercicio físico será fundamental, especialmente en aquellos casos de TDAH infantil con hiperactividad-impulsividad. Una buena manera para salir todos en familia es un paseo con tu bebé y tu peque para que se mueva y aproveche para jugar y cansarse. ¡Con nuestras gafas de sol de bebé y niño seguro que se sienten súper cool! ¿Qué te parecen estas Gafas de sol niño polarizadas, Azul Oscuro? ¿A qué son geniales? En nuestra sección de guardería y paseo encontrarás más productos geniales, échales un vistazo.

Algo crucial que hay que tener en cuenta es que los síntomas de TDAH tienden a durar toda la vida, si bien algunos (sobre todo la hiperactividad) remiten o se moderan conforme el niño se va desarrollando y adquiriendo autocontrol. Las personas que tienen TDAH pueden desarrollar técnicas que les ayuden a lidiar con las obligaciones y responsabilidades de la vida diaria.

No te preocupes si tu peque ha sido diagnosticado con TDAH. Sigue las instrucciones de los especialistas y los consejos que te hemos dado y verás como tu hijo o hija crece sano y feliz a pesar de las dificultades que pueda enfrentar.

Fuentes:

Información para los padres sobre el trastorno por déficit de atención e hiperactividad, TDAH – HealthyChildren.org

Síntomas y Diagnóstico del TDAH | CDC

Información básica sobre el TDAH | CDC

El TDAH en niños – Síntomas y causas – Mayo Clinic

Suavinex Newsletter

Publicado el 14 Dic, 2023