¡Ya ha empezado la cuenta atrás! Las calles, las casas… cada rincón de la ciudad desprende un aroma diferente y es que… ¡huele a Navidad! Los niños sueñan con la llegada de los Reyes Magos y esperan con ansia también a ese simpático abuelito vestido de rojo.

Sin duda alguna, los protagonistas por excelencia de la Navidad son los más pequeños. En estos días, se convierten más aún en los auténticos reyes de la casa. Desde el momento en el que un nuevo miembro llega, cada Navidad se vive de una manera diferente. Pero, sin lugar a duda, la primera como padres es la más especial.

Todas las madres llegan con gran ilusión a esta época mágica. Pero, en la primera, muchas de ellas albergan una mezcla de sentimientos entre nerviosismo, ilusión e incluso un poco de miedo a la hora de no saber organizar los cambios propios que implican estos días.

Todo el mundo te dice que la Navidad cuando eres madre es muy especial pero, en el momento en el que vives tu primera Navidad como madre, te das cuenta que lo que te dijeron se queda corto. Esa magia que sentías vuelve de nuevo y la Navidad se vuelve más ilusionante que nunca pese a que tú ya has recibido el mejor regalo”. Así recuerda esa primera Navidad nuestra querida Jaione Yabar autora del blog Más allá del rosa o azul.

En esta primera Navidad, la mayoría de recién estrenadas mamás buscan la perfección; se cercioran de que no se escape ningún detalle.

Estas primeras navidades son muy especiales pero para ti porque, obviamente, el bebé no se entera de nada o casi nada. Yo decoré la casa con más alegría de la normal y de lo que sí me di cuenta era que había cambiado de status: en la mesa ya no era una de las “jóvenes” sino una madre, ¡ahí es nada!”, cuenta con mucha nostalgia la gran Sara Palacios, del blog Mamis y bebés.

Consejos para sobrevivir a la primera Navidad con hijos

Por eso os queremos dejar algunos consejos para vivir estos días tan especiales en familia:

  • Mejor celebrar las cenas en casa, así se evita que el niño salga de su entorno y, con ello, se sentirá más seguro. Si hay que desplazarse, busca un lugar en el que el bebé se sienta cómodo y pueda descansar.
  • Kilos de paciencia y comprensión: por mucho empeño que se ponga, mantener la misma rutina en cuanto a hora de sueño y comida es complicado. Los pequeños estarán más sensibles e irascibles, la paciencia y una buena siesta pueden ser nuestras grandes aliadas estos días.
  • El bebé también participa pero… con cuidado y sin agobios. Papá Noel y los Reyes Magos pueden parecer a los ojos de los mayores unos personajes muy entrañables pero a los de los pequeños no tanto. Tengamos en cuenta que pueden asustarse con facilidad.
  • Toca decorar el árbol… ¡toca aprender! Los adornos navideños fascinan a los bebés en este proceso en el que su cerebro absorbe todo lo que ve. Es momento de poner adornos aptos para ‘todos los públicos’. Deja que toque, juegue y experimente y no solo con los adornos; los villancicos serán un gran estimulante para todos sus sentidos.
  • ¡Cuidado! Tanto si estás en tu casa como en casa ajena, revisa aquellos lugares de “peligro”. Sobre todo si ya gatea, porque a esa edad son pequeños exploradores en busca de novedades.

Con estos pequeños consejos todo irá sobre ruedas para esta gran experiencia que brinda la maternidad y, como bien nos recuerda Marián García, conocida por todos como Boticaria García, “di a luz el 20 de diciembre y el 22 nos dieron el alta. Aquel año no nos tocó ni la pedrea, pero yo salí del hospital con el premio gordo debajo del brazo”.

Sin duda alguna nuestros bebés son el mejor premio que nos puede regalar la vida. :)