Las preocupaciones por nuestros pequeños nunca desaparecen. Especialmente para las mamás y papás primerizos, las preguntas y las dudas son muy numerosas y hasta los detalles más insignificantes pueden hacer que salten nuestras alarmas.

Cuando acuestas a tu bebé para dormir, esperas poder relajar un poco esas preocupaciones. Hasta que algo rompe el silencio.

Empieza a roncar. Es cuando surgen las primeras dudas al respecto. ¿Es normal? ¿Tiene algún problema de respiración? ¿Es momento de que cunda el pánico? ¿Por qué ronca mi bebé?

Te vamos a contar las razones por las que es posible que tu bebé ronque y qué deberías hacer al respecto.

mi bebe roncaRazones por las que el bebé ronca

Hay una serie de razones por las que tu bebé puede estar roncando. Vamos a explicártelas de menor a mayor gravedad y también te diremos lo que debes hacer en cada caso.

Sufre un catarro común

Esta es la razón más común y menos preocupante por la que tu bebé ronca cuando duerme. Los bebés no saben respirar por la boca, de modo que, si se trata del primer catarro del bebé y tiene exceso de mucosas, es muy probable que al respirar por la nariz se produzcan los ronquidos.

Si este es el caso, puedes seguir nuestras recomendaciones para aliviar el catarro. Y, para ayudarle a respirar mientras duerme, puedes hacer uso de los lavados nasales. Por supuesto no hay nada como la prevención y tratar de evitar los catarros en bebés, pero eso no siempre es posible. Además, hay que dar una oportunidad a su sistema inmune a hacerse poco a poco más fuerte.

Es síntoma de asma u alergia

Otro motivo por el que tu bebé puede tener dificultades a la hora de respirar mientras duerme puede ser que sufra alguna alergia o que tenga asma. Este tipo de afecciones estarían obstruyendo sus vías respiratorias, provocando los ronquidos.

En caso de que sospeches asma o una reacción alérgica, te recomendamos acudir al pediatra para que pueda hacerle un examen apropiado y determinar el tratamiento, si es necesario.

Amígdalas demasiado grandes o vegetaciones

Detrás de la nariz, en la parte superior de la garganta, se encuentras unas glándulas llamadas adenoides, comúnmente conocidas como vegetaciones. Estas glándulas se encargan de parte de las defensas del organismo cuando somos pequeños y tienen un papel fundamental en prevenir infecciones. El problema es que, conforme aumentan de tamaño, producen más mucosidad. Si hay un exceso de ésta, la nariz y los oídos se bloquean causando una grave incomodidad y, probablemente, también los ronquidos de tu bebé.

Si a esto le añades que sus amígdalas podrían estar inflamadas o sean naturalmente un poco más grandes de lo normal, tienes la receta perfecta para que ronque. No obstante, este tipo de problema es menos frecuente en bebés y más común en niños y niñas de entre 3 y 4 años.

Si crees que tu bebé puede tener vegetaciones, nuevamente debes llevarle al pediatra. El primer tratamiento suele ser con antibióticos para aliviar los síntomas. Pero si los catarros, bronquitis y otros problemas persisten, es posible que te sugieran retirar las amígdalas y las vegetaciones de forma quirúrgica.

mi bebe roncaEs síndrome de apnea-hipopnea

Este sería el caso más grave por el que tu bebé ronca. La apnea-hipopnea consiste en que mientras duerme, su flujo aéreo nasal se detiene del todo o de forma parcial. Es decir, o respira con mucha dificultad o deja de respirar del todo, con lo que no llega suficiente oxígeno.

A parte de los problemas que un déficit de oxígeno puede causar en su desarrollo, también hay que añadir las dificultades que tendrá para conciliar el sueño y dormir las horas que necesita.

Si tu bebé ronca, respira de forma ruidosa, notas que se sufre pausas respiratorias, que no duerme tranquilo o que tiende a extender el cuello y la cabeza de formas extrañas, debes acudir al pediatra y comunicar que sospechas de apnea-hipopnea.

La apnea-hipopnea suele estar relacionada con las amígdalas y las vegetaciones por lo que el tratamiento más común suele ser la extracción quirúrgica. No obstante, dependiendo del caso, el pediatra puede hacer otras recomendaciones, como la septoplastia (si es una deformación en la nariz la que está causando el problema), cirugías mandibulares, etc.

 

Otro motivo por el que tu bebé podría estar roncando es si tú o alguno de los adultos que pasa tiempo con el bebé, es fumador. Los bebés en cuyo entorno hay humos nocivos, como los del tabaco, pueden tener complicaciones respiratorias. Seguro que conoces las razones por las que estar embarazada y ser fumadora no es una buena idea, pero ten en cuenta que incluso después del parto, debes mantener a tu bebé alejado de esos ambientes.

 

Por lo general, si tu bebé ronca, no es motivo para preocuparse. Como ya hemos comentado, la causa más habitual son los catarros comunes. Sin embargo, no está demás que conozcas las otras posibilidades, para acudir al médico en caso necesario.

 

Fuentes:

¿Cómo se tratan las vegetaciones? – Sanitas

¿Qué hace que los bebés ronquen y qué se puede hacer al respecto? – Colgate

¿Por qué ronca el bebé? – Bebés y más

Mi bebé ronca mientras duerme, ¿es normal? – Enfamil

 

Suavinex Newsletter