• baby

CONSEJOS

Los masajes

Cualquier tipo de masaje realizado con ternura y amor beneficiará enormemente al bebé. El masaje, además de relajar y liberar tensiones, ofrece seguridad y bienestar. No te preocupes en exceso por la técnica ¡lo importante es el contacto físico con el bebé!

 

A continuación te presentamos algunos de los movimientos que te pueden servir de guía a la hora de realizarlo. Antes de comenzar, debes saber que es importante no perder el contacto físico con el bebé entre ejercicio y ejercicio, para evitar romper la conexión del momento.

 

PIERNAS

-Vaciado hindú: Agarra el pie en alto con una mano. Cierra la otra mano alrededor de la pierna y deslízala desde la cadera hasta el  tobillo. Repite veces alternando tus manos.

-Vaciado sueco: Movimiento inverso al vaciado hindú, vaciando la pierna desde el tobillo hasta la cadera.

-Balanceo: Mediante un suave balanceo, barre desde los muslos hasta los pies, como si tus dedos fueran una pluma.

 

BRAZOS

-Vaciado hindú: Utilizando ambas manos, vacía el brazo desde el hombro hasta la muñeca, tal y como has hecho ya con la pierna.

-Vaciado sueco: Vacía el brazo desde la muñeca hasta el hombro, alternando tus manos.

 

PECHO

-El libro: Con las manos juntas en el centro del pecho, presiona hacia los lados siguiendo la caja torácica, como si quisieras aplanar las páginas de un libro.

-El corazón: Sin levantar las manos del pecho, desplaza las palmas como si dibujaras un corazón y llévalas de nuevo al centro.

 

ABDOMEN

-Reposo: Coloca tus manos sobre su vientre con una leve pesadez durante unos segundos.

-Arena: Haz un movimiento de suave paleteo sobre su barriga, utilizando una mano después de la otra, como si quisieras amontonar arena hacia ti.

-Flexión: Presiona suavemente sus rodillas sobre su vientre manteniendo la posición durante 5 segundos. Deja entonces escapar  las piernas suavemente.

 

ESPALDA

-Manos en reposo: Coloca tus manos sobre su espalda durante unos segundos.

-El peine: Con la mano derecha abierta y los dedos separados “peina” la espalda, empezando por el cuello y desplazándote hacia las nalgas.

 

CARA

-El libro: Masajea con las yemas de los dedos desde el centro de la frente hacia los lados de la sien, como si aplanaras las páginas de un libro.

-Círculos: Haz pequeños círculos alrededor de la mandíbula con las yemas de los dedos. Desplázate después hacia las orejas y masajea detrás de éstas. Termina el ejercicio deslizándote hasta la barbilla y dándole un beso a tu bebé.