Debes saber que la regurgitación del bebé es muy común, no debes asustarte si experimentas estas situaciones —aunque es normal que si eres madre o padre primerizo te inquiete y preocupe la salud de tu bebé, sobre todo si son los primeros días del bebé—. Además, es muy común confundir el vómito con la regurgitación del bebé, pero en Suavinex vamos a indicarte como identificarlos. 

Por eso, para tranquilizarte vamos a mostrarte qué es la regurgitación del bebé y por qué se produce, cómo puedes diferenciarla de los vómitos y cuál es la mejor forma de tratarlo.

¿Qué es la regurgitación en bebés?

bebé grandeTienes que tener en cuenta que la regurgitación del bebé se conoce como reflujo gastroesofágico, y lo que sucede, en el caso de la regurgitación en bebés de menos de 6 meses, es que la leche que ya se encuentra en el estómago regresa al esófago —siendo este el tubo que une la boca con el estómago—.

Sin embargo, cuando el reflujo ocasiona ciertos síntomas o complicación es cuando se trata de ERGE, la enfermedad por reflujo gastroesofágico. Se trata de un reflujo mucho más grave y duradero. ¿Cómo detectas si se trata de ERGE? Es posible que tenga ERGE si tu bebé no consigue alimentarse o este reflujo permanece más de 12 o 14 meses. No obstante, nosotros siempre te aconsejamos que consultes con tu pediatra antes de alarmarte.

¿Por qué se produce la regurgitación?

Desde un punto de vista más técnico, la regurgitación del bebé se produce debido a que un músculo en forma de anillo —llamado esfínter esofágico inferior, que se encuentra en la unión del esófago con el estómago— es demasiado débil en los bebés y se relaja permitiendo el paso del contenido del estómago. Esto es así porque el músculo aún se está formando y no permanece cerrado para evitar que regurgite.

La regurgitación es bastante común en bebés recién nacidos, e incluso puedes experimentar una regurgitación en bebés de 3 y 6 meses puesto que su organismo aún no está desarrollado. Aunque es verdad que suele ocurrir con mayor regularidad en bebés que han podido tomar mucha leche o incluso si comiendo han ingerido algo de aire durante la lactancia materna.

Por ello no debes preocuparte, porque es algo corriente en bebés hasta que empiezan a comer alimentos sólidos —es decir más o menos hasta los 6 meses— o hasta que tu bebé cumple un año de edad.

También existen otros factores que suelen provocar que la regurgitación del bebé, pero que no es fácil evadirlos. Que el bebé pase mucho tiempo acostado es uno de ellos, además de llevar una alimentación sobre todo líquida y que se trate de un bebé prematuro —ya que su organismo está menos desarrollado—.

¿Vómito o regurgitación del bebe?

Es normal que lo confundas, muchas veces no sabemos si es vómito o regurgitación del bebé, pero es conveniente que sepas diferenciarlos. La regurgitación del bebé sucede de manera inesperada, no es una situación molesta para el bebé y a veces ocurre en forma de eructo. No obstante, los vómitos no son así, ya que la expulsión de leche no será igual que una regurgitación.

¿Cuándo se origina el vómito?  Cuando los músculos del abdomen y el diafragma se contraen firmemente a la vez que el estómago se relaja. De esta forma la expulsión de leche también le acompaña contenido del estómago, siendo una situación más molesta para el bebé. Es probable que tu bebé llore cuando vomite, también será una forma de diferenciarlos.

En cualquier caso, te recomendamos que acudas a tu pediatra si estas situaciones se repiten con regularidad.

Cómo tratar la regurgitación en bebés

cólico del lactante lactancia materna¿Cómo puedes evitar la regurgitación del bebé? Para tratar la regurgitación del bebé puedes empezar realizando algunos cambios en la alimentación del bebé. Por un lado, puedes incorporarle algo de cereal de arroz en los biberones. Y si la mezcla es muy espesa puedes utilizar otras tetinas del biberón que sean de mayor tamaño. Pero lo mejor es que consultes con un pediatra para que sea él quien te indique el procedimiento y las cantidades adecuadas.

Por otro lado, cuando alimentes a tu bebé es conveniente que le hagas eructar cada poco tiempo y procurar no darle excesivas cantidades de leche, sino las recomendadas. Además, es mejor que no esperes a que el bebé tenga mucha hambre para comenzar a darle de comer, ya que si empieza a comer mientras llora lo hará con más agitación y es posible que trague más aire.

También es aconsejable que después de cada comida, coloques a tu bebé en una postura vertical durante más o menos media hora. De esta forma evitaremos que se produzcan con tanta frecuenta la regurgitación del bebé.

Es posible que tu bebé sea sensible a las proteínas de la leche, pero si usas leche de fórmula no es conveniente que cambies sin consultarlo antes con tu médico.

Como ves la alimentación de tu bebé es muy importante, y por eso también es conveniente que sepas cómo alimentar a tu bebé en verano y la importancia de la vitamina D en el bebé. Para su nutrición dispones de diferentes accesorios de alimentación y pequeños electrodomésticos que te facilitarán la hora de la comida.

No obstante, si tras los cambios de alimentación no notas mejorías en tu bebé y detectas ciertos problemas en el bebé para dormir, comer, en su crecimiento o incluso algún tipo de ingurgitación mamaria en los primeros días de lactancia, entonces lo mejor será recibir atención médica para empezar el tratamiento adecuado. 

 

Si tu bebé experimenta una regurgitación normal, no te preocupes porque no afecta a su bienestar siempre que el bebé no muestre síntomas de malestar y siga cogiendo peso. Pero si tienes cualquier problema o duda al respecto, acude a un especialista para que sea él quien te aconseje que es lo mejor para la salud de tu bebé.

¿Conocías qué era la regurgitación del bebé y cómo tratarla?

 

Fuentes

 

Reflujo gastroesofágico en bebés – MedlinePlus


Reflujo gástrico infantil – Mayoclinic