En los meses de gestación, sobre todo en el primer trimestre de embarazo, el cuerpo de la madre comienza a experimentar muchos cambios. Pero tras dar a luz, también se manifiestan algunas complicaciones en el postparto. Alguno de los cambios que es probable que experimentes es la pubalgia, y puede que no te resulte muy familiar este término, por eso queremos profundizar sobre qué trata, cuáles son sus principales causas y síntomas, así como conocer el tratamiento más adecuado y cómo prevenirlo.

¿Qué es la pubalgia?

Cuando hablamos de pubalgia, nos referimos a una serie de dolores y lesiones que se agrupan en diferentes zonas musculares y que se detectan con cierto dolor en el pubis. Puede que te suene más como hernia del deportista, pero debes saber que también se experimenta durante el embarazo.

La pubalgia es un dolor en la zona del pubis y la parte interna de la pierna que puede aparecer durante el embarazo, normalmente en el tercer trimestre de embarazo, cuando el peso del bebé va aumentando. No sólo se debe al crecimiento del feto sino que las hormonas, como la progesterona, provocan un aumento de laxitud en la musculatura del periné. Esto hace a las mujeres más propensas a padecerlo. Puede llegar a afectar a un 20% de mujeres; aunque la gran mayoría sufre molestias leves que no la incapacitan o impiden llevar una vida normal.

¿Cuáles son las causas de la pubalgia?

Como hemos visto, la pubalgia aparte de ser a causa del embarazo, la sobrecarga en la sínfisis púbica también puede originarse por ciertos movimientos en actividades deportivas. Esto se debe a que los músculos se sobrecargan de forma asimétrica y termina generando problemas.

No obstante, algunas de las causas que provocan la pubalgia durante el embarazo son las siguientes:

Para poder aliviar el dolor y minimizar las molestias puedes seguir estas recomendaciones:

  • La presencia de nuevas hormonas en tu cuerpo. Cuando estas embarazada, la hormona relaxina hace que los ligamentos del cuerpo se relajen. Esto sucede para que cuando llegue el momento del parto, la pelvis de la madre esté más adaptada y pueda deformarse más para facilitar el parto natural del bebé. Y por lo tanto, la sínfisis púbica estará más ‘floja’ y una sobrecarga, como el peso del bebé, le requiere un gran esfuerzo.
  • El crecimiento de tu bebé. Al mismo tiempo que tu bebé va creciendo en el interior de la madre, los órganos en el cuerpo del cuerpo se tienen que ir adaptando y recolocándose. Y estos movimientos que se generan, junto con el peso en la zona pélvica, son una de las razones del dolor en la parte de la pelvis.
  • Cambios en la postura de la madre. El cuerpo de la madre se tiene que adaptar al peso del bebé, y para ello la madre irá adoptando unas posturas embarazo distintas con el tiempo, de esta forma será mucho más fácil y llevadero. Y por lo tanto, para llevar esta nueva carga la pelvis se va adaptando a una postura que es menos natural.

Por ello, si juntamos los cambios hormonales y el peso del bebé que tiene que soportar la zona de la pelvis, acaba manifestándose el dolor en la zona.

Síntomas de la pubalgia

En la pubalgia el síntoma principal es el dolor que se siente en la zona inguinal o la parte baja del abdomen. Se trata de un dolor que se agudiza con el tiempo y se esparce hacia el músculo.

En el momento en el que se experimenta dolor en la fase más aguda de la pubalgia, este es continuo y se percibe incluso cuando estas en reposo. A veces puede llegar a impedir la realización de algunos movimientos básicos —como cruzar las piernas—.

Tratamiento para la pubalgia, ¿cómo se cura?

Si sufres de pubalgia, puedes llevar a cabo las siguientes indicaciones para poder aliviar el dolor y minimizar las molestias:

  • Si trabajas de pie debes realizar frecuentemente descansos.Si es posible, además, es recomendable realizar otras funciones que reduzcan el tiempo que estés en una misma postura.
  • No levantes peso. En tu estado lo mejor es que evites levantar peso y hagas esfuerzos innecesarios.
  • Al subir escaleras evita cargar todo el peso en el lado que más te moleste.Intenta agarrarte a la barandilla y pide ayuda si la necesitas.
  • Al estar sentada no cruces las piernas, cambia de postura cada poco tiempo y levántate para mejorar la circulación sanguínea.
  • Siempre es importante controlar el peso en el embarazo;pero debes saber que los kilos de más favorecerán que la pubalgia aparezca.
  • Ya sabes que por la noche se recomienda dormir sobre el lado izquierdo y con un cojín o almohada entre las piernascuando el volumen de tu barriga vaya aumentando. Cuando llegue la hora de dormir en el último mes embarazo lo notarás aún más y dormir de esta forma mejorará las molestias en el pubis.
  • Refuerza la zona perineal, en Suavinex encontrarás nuestro aceite masaje perineal 30ml que te ayudará a que tu piel gane flexibilidad y elasticidad preparándola para el momento del parto. Aunque siempre puedes acudir a un profesional apara que te ayude.
  • El ejercicio en el embarazose puede hacer pero con prudencia, y los ejercicios en el agua favorecen el trabajo de la zona con un mínimo esfuerzo.

Así que, si el dolor aparece, ten paciencia y ten en cuenta que aunque sea molesto no es algo grave. No afectará a tu bebé, no te impedirá un parto vaginal y, lo más importante, desaparecerá cuando hayas dado a luz.

Cómo prevenir la pubalgia

Puedes estar tranquila, porque aunque tengas pubalgia en el embarazo esta no provoca ningún efecto colateral en el bebé. Pero sin embargo, para ti el dolor será inevitable padecerlo.

El embarazo tiene muchos efectos secundarios, y son muchas las molestias y dolores que experimentarás hasta que des a luz. Y debes saber que la pubalgia es uno de esos efectos secundarios. No te preocupes porque el dolor que experimentes se terminará yendo cuando tu cuerpo se recomponga de la sobrecarga que ha sufrido durante los meses de gestación. Y normalmente se manifiesta pasado un mes y medio tras el parto. Aunque si en tu caso el dolor de ingles en el embarazo continúa durante mucho más tiempo, lo idóneo es que hagas una visita a tu especialista para descartar que hayas podido sufrir alguna lesión.

 

¿Conocías qué era la pubalgia y cómo afectaba en el embarazo?

Fuentes

Causas, síntomas y tratamiento de la pubalgia – Sanitas

Cuáles son las causas y cómo afecta la pubalgia en el embarazo – Minutus Shop