Con tantos detractores como defensores, los chupetes son una herramienta de la que muchos padres no pueden o no quieren prescindir. Mediante la activación del reflejo de succión del recién nacido, los chupetes ayudan a calmar al bebé y lograr que se sienta más seguro. Esto tiene un montón de beneficios en sus hábitos de sueño y también en la paz y tranquilidad que experimentan los padres.

No obstante, no es tan raro encontrarse con bebés que no quieren saber absolutamente nada del chupete. Por más que lo intentes, lo escupen o lo dejan caer, perdiendo así su efectividad.

Que tu bebé no quiera el chupete no debería preocuparte, a no ser que el motivo parezca ser alguna lesión en la boca que le hace daño. Pero en ese caso, también notarás el rechazo al pecho y otras señales. El chupete no es imprescindible así que, si tu bebé lo rechaza, no debes alarmarte. Hay otras formas de calmar a los bebés que no requieren usar chupete.

Eso sí, si quieres insistir un poco y lograr que tu bebé le coja el gusto a este práctico accesorio, toma nota de los consejos que te daremos a continuación.

Razones por las que un bebé puede rechazar el chupete

La principal razón por la que un bebé no quiere chupete, suele ser simple y llanamente, que no le gusta. Algo en el tacto, la textura, la forma o el tamaño del chupete (quizá todo a la vez) le resulta desagradable y, por lo tanto, no quiere utilizarlo.

Otro motivo un poco menos habitual pero que también puede darse, es que le estés ofreciendo el chupete para calmarle cuando lo que tu bebé quiere es comer. Si tiene hambre, por mucho que le des el chupete no se va a calmar. Al revés, le causará mas frustración succionar y que no salga leche.

Finalmente, también puede ser tu bebé no quiera un chupete porque lo que quiere es estar contigo. A veces, si los papás y mamás están muy cansados, se puede intentar dar el chupete al bebé para disfrutar de un ratito de descanso dejando al bebé en la cuna, pero si lo que necesita en ese momento tu pequeñín es que le des mimos, el chupete no será suficiente y lo rechazará.

¿Qué hacer si el bebé no quiere chupete?

Hay algunas técnicas y trucos que puedes emplear para intentar que el bebé vaya aceptando el chupete poco a poco.

La paciencia será tu mejor aliada. Algo que puedes probar es ofrecer el chupete de forma constante, pero sin forzar. Acariciarle los labios con la tetina, de arriba abajo, es una buena forma de estimular su reflejo de succión y hacer que abra la boca. Cuando lo haga, puedes intentar introducir el chupete con suavidad. Si lo suelta, repite lo mismo otras dos o incluso tres veces. Puedes intentar esta misma rutina varias veces al día, siempre sin presionar.

Si ves que ni por esas el bebé quiere el chupete, no te agobies. Puedes probar otras técnicas, como, por ejemplo, ofrecerle el chupete al bebé como si se tratase de uno de sus juguetes. La curiosidad hará el resto. Si es él quien se lo lleva a la boca, hay más posibilidades de que le guste.

También puedes probar diferentes tipos de chupetes con variedad de tetinas. Si le das a tu bebé diferentes opciones, seguramente acabarás encontrando una que le resulte más agradable. Recuerda que los chupetes de látex o silicona tienen propiedades distintas que pueden gustar más o menos al bebé. La forma, redonda, fisiológica o anatómica, también influirá en sus preferencias. Aunque la tetina anatómica es la que más cuida su salud bucodental y la que mejor previene el síndrome de confusión tetina-pezón, muchos bebés están más a gusto con la tetina redonda.

La talla de chupete también es importante para que tu bebé se sienta cómodo. No son iguales los chupetes para prematuros, que los chupetes para recién nacidos o chupetes 18 meses para bebés más mayores como nuestro Pack 3 chupetes Renata, anatómicos silicona +18 meses. En otras ocasiones te hemos dado varias pautas e indicaciones para que puedas elegir el chupete del bebé de la mejor forma posible y con toda la información necesaria.

Pack 3 chupetes Renata, anatómicos silicona +18 meses

Nuestros chupetes todosilicona con tetina fisiológica SX Pro y portachupetes personalizado. Azul y Verde son ideales para llevar a cualquier lugar.

Chupetes todosilicona con tetina fisiológica SX Pro y portachupetes personalizado. Azul y Verde

Lo que no debes hacer es untar el chupete con nada. Antiguamente se mojaban las tetinas en miel, azúcar o leche condensada para que el sabor dulce hiciese más apetecible el chupete. Si nos remontamos más atrás en el tiempo, incluso se ofrecía chupetes con anís. En la actualidad ya sabemos que los menores de seis meses no deben consumir nada más que leche materna o de fórmula (y suponemos que no es necesario mencionar los peligros de darle alcohol a un bebé).

Otras formas de calmar a un bebé que no quiere chupete

Hay diversas maneras de lograr dormir a un bebé rápido y que se relaje. Para empezar, crear rutinas que se repiten y que el bebé va asociando poco a poco a la hora de dormir.

Otra forma es tranquilizarle con un baño caliente. Decide cuándo bañar al bebé como parte de la rutina, pero no hace falta que utilices jabón todas las veces, (ya sabes que no es recomendable bañar a los bebés todos los días). El agua caliente y la sensación de flotar, ayudarán a que relaje los músculos y le recordarán a cuando estaba en la tripa de mamá.

Muchas veces, el bebé se pone nervioso porque no siente cercana la presencia de sus padres, que le da seguridad. Tomarlo en brazos, hacerle mimos y caricias o envolverlo tiernamente en una sábana o toalla adecuada para ello, son formas muy eficaces de que calmar al bebé. Son especialmente eficaces las caricias suaves con un dedo en el entrecejo de arriba abajo.

Esperamos que estos consejos te hayan sido útiles. Recuerda que, aunque los chupetes son muy útiles, no son cruciales, y si a tu bebé no le gustan, tendrás que encontrar otras formas de calmarlo cuando esté inquieto. ¿Cuáles son tus trucos? Cuéntanoslos.

 

Fuentes:

«Mi bebé no quiere chupete»: descubre las alternativas más eficaces para calmarle – Divinity

¿Por qué mi bebé no quiere chupete? – Eres Mamá

Mi bebé no quiere chupete: ¿qué puedo hacer para que lo acepte? – Bebés y Más

Suavinex Newsletter