Tener un bebé es un acontecimiento lleno de ilusión y momentos felices. Pero también conlleva algunas incomodidades y cambios en las rutinas.

Entre ellos y es uno de los más difíciles de asumir, está la falta de sueño y descanso sin interrupción. Lo normal es que un bebé tenga horarios bastante exigentes que te interrumpirán en mitad de la noche o cuando estés intentando disfrutar de una siestecita reparadora.

Y no pasa nada, salvo en esas ocasiones en las que, hagas lo que hagas, el bebé parece no querer volver a dormir.

Dormir al bebé puede ser un reto, pero hoy desde Suavinex te damos algunos consejos y trucos con los que seguro conseguirás dormir al bebé rápido.

Cómo debe dormir un bebé

Lo primero que debes tener en cuenta es que tu bebé no entiende qué es eso del día y la noche. A él le da igual. Se despertará cuando tenga hambre y te despertará a ti para que le des de comer, independientemente de la hora que sea o lo que estés haciendo.

Un bebé recién nacido debe dormir un mínimo de 14 horas al día, pero algunos duermen hasta 20. Si tienes la suerte de tener uno de esos, debes saber que no pasa nada por despertarle cada poco tiempo para alimentarle. Es más, durante las primeras semanas debes hacerlo. Más adelante, puedes dejarle dormir más horas seguidas. A partir de los 6 meses tu bebé dormirá entre 13 y 15 horas y empezará a dejarte dormir noches enteras.

Respecto a cómo debe dormir un bebé, es importante seguir algunas recomendaciones:

  • No poner a dormir al bebé boca abajo ni tampoco de lado: Especialmente si es un neonato, la postura ideal para dormir al bebé es boca arriba. Dormir al bebé de lado o boca abajo aumenta el riesgo de SMSL (Síndrome de Muerte Súbita del Lactante).
  • No dormir al bebé en la cama de los padres: Aunque sí se recomienda que la cuna esté en la misma habitación, al menos los primeros meses de vida, que el bebé comparta la cama de los padres también incrementa el riesgo de SMSL.
  • No forzar al bebé a dormir con chupetes si los suelta al quedarse dormido.
  • No dejar nada dentro de la cuna del bebé cuando duerme: Evita dejar juguetes, peluches, mantas y otros objetos en la cuna cuando va a dormir al bebé.

Consejos para dormir al bebé rápido

No hay un único método infalible para dormir a un bebé rápido porque cada recién nacido es diferente y tiene sus particularidades. Sin embargo, puedes probar estos trucos hasta que encuentres cuáles son los que funcionan mejor con tu bebé.

Crear una rutina de relajación para tu bebé

Si quieres que tu bebé se duerma rápido por la noche, es muy importante no estimularle. Además, así irá aprendiendo poco a poco que la noche es para dormir. Así que resiste las ganas de jugar con él y diseña una rutina relajante. Puedes darle un baño calentito, poner música para relajar y dormir bebés, cantarle nanas…

No intentar mantenerle despierto

Es algo común pensar que, si el bebé está más cansado a la noche, dormirá más. Pero esto solo funciona con los niños más mayores. Deja que tu bebé, especialmente si es recién nacido, duerma lo que tenga que dormir durante el día. De lo contrario, por la noche conseguirás el efecto opuesto y a tu bebé le costará mucho más dormir.

Dormir al bebé en brazos

Quizá no se duerma del todo, pero para empezar a tranquilizarle puedes coger al bebé en brazos y hacer suaves vaivenes rítmicos. Estos movimientos ayudarán a que tu bebé se relaje y el contacto contigo también le dará sensación de seguridad y calma. Y si consigues que se duerma solo con eso, mejor que mejor. Déjalo con suavidad en su cuna y disfruta de unas horas de paz.

Prepara una habitación agradable

Es importante que el entorno del bebé sea lo más tranquilo y agradable posible para favorecer su sueño. No debe hacer demasiado calor ni demasiado frío. Si el ambiente es muy seco, prueba a añadir un humidificador SMART para bebés que mantenga el porcentaje de humedad ideal en la habitación.

humidificador smart bebes

Utiliza ruido blanco música relajante

El ruido blanco también hace que los bebés recién nacidos se relajen, más que con el silencio absoluto. Puedes utilizar aplicaciones especiales o máquinas de ruido blanco. La música de piano o con sonidos de cajitas de música también son muy relajantes para los bebés. Eso sí, no pienses que tu bebé será más listo por ponerle Bethoveen o Mozart. La música tiene muchos beneficios, pero aumentar la inteligencia no es uno de ellos.

Caricias en la frente

Este es un truco que funciona súper bien, especialmente si tu bebé ya está relajado. Con mucha suavidad, acaricia el medio de su frente desde arriba hasta la punta de la nariz. Además de ser una caricia suave, tu bebé intentará seguir el dedo, cerrando así los ojos. Después de unas pocas pasadas, ya no los abrirá porque se habrá quedado totalmente dormido.

Envolver o arrullar al bebé

Este método es muy eficaz, pero hay que hacerlo con cuidado y conocimiento. Hacerlo mal aumenta notablemente el riesgo de SMSL. Consiste en arropar al bebé con una tela o “envoltorio” especial, de tal forma que todo su cuerpo menos la cabeza, quede envuelto. Esto le dará a tu bebé una sensación de protección porque le recordará a cuando estaba en el vientre materno.

Este método ayuda a relajar al bebé antes de dormir, pero no conviene dejarlo mucho tiempo así porque puede causar problemas en huesos y articulaciones si el “paquete” está muy apretado y otras contra indicaciones.

 

Y tú, ¿tienes algún otro consejo para dormir al bebé rápido? ¿Has probado alguno de estos? Esperamos que te hayan funcionado y que tu bebé y tú estéis disfrutando de sueños reparadores.

 

Fuentes

El sueño y los recién nacidos – Kids Health

¿Cómo dormir a tu bebé en menos de un minuto?: un padre lo enseña en vídeo – Bebés y Más

Cómo hacer dormir a un bebé: trucos para conseguirlo fácilmente – Blog del Bebé

Suavinex Newsletter