En torno a la lactancia materna hay tantos mitos que a veces resulta difícil discernir qué es cierto y qué no lo es. Aunque el trabajo de los grupos y asesoras de lactancia ha hecho que la información al respecto sea bastante más conocida y, sobre todo, más veraz, aún queda camino por delante. Por ejemplo, la relación entre lactancia y menstruación es un campo abonado para las falsas verdades. Cuestiones como qué ocurre con la menstruación mientras se está lactando, si es posible un nuevo embarazo o, incluso, a si se podrá continuar con la lactancia en caso de que el periodo vuelva son habituales. Vamos a responder a algunas de ellas.

Lactancia y regla

El cuerpo en general, y el de la mujer en particular, se regula por un complejo equilibrio hormonal. Es una hormona, la prolactina, la que provoca la secreción inicial de la leche y es también el pico de esa hormona que se produce tras el parto el que inhibe la ovulación, así como el descenso de estrógenos y progesterona. Además, la hormona de la prolactina también inhibe la liberación de otros hormonas, como pueden ser las hormonas sexuales conocidas como progesterona y estrógenos. Es por lo que la sexualidad femenina durante la lactancia puede verse afectada.

Lo más normal es que la menstruación no aparezca durante la lactancia. A los tres o cuatro meses del parto la prolactina volverá a niveles anteriores al embarazo y será la oxitocina, junto a otras hormonas, la responsable de mantener la lactancia.

Otro de los aspectos a tener en cuenta durante la lactancia es que aparezca cierta sensibilidad en los pezones. Esto es debido a que los estrógenos y la progesterona, hormonas sexuales, suelen aumentar a partir del inicio de la ovulaión al finalizar la fase lútea. Por lo que hasta el inicio de la menstruación puede aparecer esa sensibilidad tan incómoda en los pezones.

Qué ocurre con la menstruación durante la lactancia

Es una obviedad, pero cada mujer es un mundo. En este sentido, y con el ritmo de vida que llevamos en la actualidad, tan normal es que una mujer que lacta no vuelva a menstruar hasta pasados muchos meses, o incluso años, como que lo haga al poco tiempo de dar a luz.

Si bien se puede decir que la lactancia es un anticonceptivo natural, tienen que darse unos requisitos para que sea así:

  • El bebé tiene que ser menor de seis meses.
  • La lactancia materna ha de ser exclusiva y a demanda (el bebé solo ha de tomar leche).
  • El bebé no ha de pasar más de seis horas sin mamar.
  • La madre tiene que seguir sin haber menstruado.

En el momento en que uno de estos requisitos ya no se dé la fiabilidad descenderá muchísimo. A los seis meses de vida del bebé suele mamar menos, espaciar las tomas y comenzar con la alimentación complementaria. Si no quieres volver a quedar embarazada, es conveniente usar anticonceptivos en la lactancia. Podría darse el caso de que en la primera ovulación, si haber visto tu periodo de regreso, quedaras embarazada de nuevo. Osea no todas las hemorragias son menstruación, porque los primeros sangrados suelen ser anovulatorios, es decir, no se lleva a cabo la expulsión del óvulo por parte de los ovarios. Pero son muchas las mujeres que han ovulado antes de la primera menstruación tras la lactancia.

Por lo que para evitar otro embarazo y no llevarte una sorpresa es recomendable utilizar métodos anticonceptivos durante estos meses aunque tengas ausencia de regla.

Qué ocurre con la lactancia durante la menstruación

Aunque uno de los mitos más extendidos dice que cuando vuelve la menstruación la leche materna desaparece, en realidad no es así. Las hormonas que provocan el periodo no frenan la producción de leche. Tampoco es necesario destetar.  Lo que sí puede ocurrir que, cuando la madre esté menstruando, la leche cambie un poco su sabor. Mientras que a algunos bebés no les afecta en nada, otros sí lo notan y maman un poco menos. No te preocupes si es tu caso, porque a los pocos días todo volverá a la normalidad.

Algo que puede que también te preguntes es si tendrás menos leche una vez que te baje la regla. En principio no debería producirse ninguna bajada de producción de leche, aunque algunas madres si que pueden experimentar esa percepción. Para ello, los médicos suelen recetar diferentes tratamientos relacionados con suplementos de calcio o magnesio a la dieta. Como siempre decimos, siempre hay que consultar al médico o la matrona este tipo de cambios para poder recibir el mejor tratamiento para tu cuerpo.

Además, hay que tener en cuenta que la cantidad de leche que produzcas también tendrá que ver con el número de succiones del bebé. En el caso de reducir el número de tomas, es normal producir menos cantidad de leche. Aún así en todo momento producirás la leche que tu bebé requiera para su buena alimentación.

¿Cómo fue la relación entre lactancia y regla en tu caso? ¿Notaste alguna de las cosas que comentamos?