Glosario

Escarlatina Infantil: ¿Qué es la Escarlatina en Niños?

escarlatina en niños

La infancia es una etapa maravillosa de la vida, llena de risas, juegos y aventuras. Sin embargo, también es un momento en el que los pequeños pueden enfrentarse a diversas enfermedades, debido a que su sistema inmune todavía se está desarrollando y “aprendiendo”. Una de estas afecciones es la escarlatina en niños, que puede sonar aterradora, como de algo de otra época, pero con el cuidado adecuado y un poco de prevención, no resulta grave hoy en día.

Hoy en Suavinex queremos contarte todo sobre la escarlatina en niños, cómo detectarla y qué hacer en caso de que tenga escarlatina tu bebé.

¿Qué es la escarlatina en niños?

La escarlatina es una enfermedad infecciosa causada por una bacteria llamada Streptococcus pyogenes. Afecta principalmente a niños, pero los adultos también pueden contraerla. Esta bacteria produce una toxina que provoca una erupción en la piel y otros síntomas característicos.

Es cierto que, antiguamente, la escarlatina, también conocida como “la fiebre escarlata”, era una enfermedad muy temida, que se extendía rápidamente y causaba muchas muertes infantiles y dejaba secuelas duraderas en aquellos pequeños que la sobrevivían.

Sin embargo, en la actualidad, con el tratamiento adecuado, la mayoría de los niños se recuperan completamente de la escarlatina y sin secuelas.

Es un poco más peligrosa la escarlatina en el embarazo, pero aún así, suele ser una enfermedad bastante manejable.

¿Cuáles son los síntomas de la escarlatina en niños?

La escarlatina en niños puede presentarse de manera abrupta, y los padres a menudo se preocupan por los síntomas que observan en sus pequeños. En ocasiones puede confundirse la enfermedad con el sarampión, pero un diagnóstico profesional temprano sacará de dudas a los miembros de la familia.

Estos son algunos de los síntomas que presenta un niño o niña con escarlatina:

Erupción escarlata

Es su síntoma más distintivo y el que le da el nombre a la enfermedad. Aparece una erupción roja y áspera que se asemeja a una quemadura solar. A menudo, esta erupción comienza en el cuello y el pecho antes de extenderse al resto del cuerpo. A pesar de su mal aspecto, no hay que preocuparse, porque desaparecerá con el tiempo y el tratamiento adecuado.

Fiebre

La fiebre es otro síntoma común de la escarlatina en niños. Los pequeños pueden sentirse calientes, cansados, con molestias generales y faltos de apetito. Asegúrate de que beben agua y otros abundantes líquidos para prevenir la deshidratación de los niños mientras dura la infección. Es importante saber cómo hidratar a los bebés para aliviar la fiebre. Usar un termómetro para controlar la fiebre en bebés y niños es crucial.

Ganglios linfáticos inflamados

Puedes notar que los ganglios en el cuello de tu hijo están inflamados y sensibles al tacto. No te preocupes, este es solo el sistema inmunológico de tu pequeño trabajando duro para combatir la infección.

Dolor de garganta

Un efecto secundario de estos ganglios inflamados es el dolor de garganta y los problemas para tragar. Si quieres ayudar a tu peque a sobrellevar mejor este síntoma, puedes prepararle alimentos blanditos, como purés y cremas, que no estén ni muy calientes ni muy fríos. Es importante saber cómo ofrecer cada alimento al bebé.

¿Cómo se trata la escarlatina en niños?

La buena noticia es que la escarlatina es tratable, y la mayoría de los niños se recuperan completamente con el tratamiento adecuado:

Antibióticos

La escarlatina generalmente se trata con antibióticos. Es fundamental completar todo el curso de antibióticos, incluso si tu hijo se siente mejor antes de terminarlos. Esto asegurará una recuperación completa, evitará complicaciones y recaídas y también asegurará que no es contagioso. Ante todo hay que tener en cuenta el uso y abuso de los antibióticos y, por lo tanto, que éstos siempre sean recetados por el pediatra.

Descanso e hidratación

Asegúrate de que tu pequeño descanse lo suficiente y beba muchos líquidos. El descanso y la hidratación son esenciales para ayudar al cuerpo a combatir la infección y para evitar que la fiebre cause otros daños en el organismo del chiquitín. En Suavinex tenemos biberones perfectos para beber agua con tetinas de flujo medio y adaptables para que tu pequeño pueda estar bien hidratado. Como nuestro Pack 2 Biberones Vidrio 240ml, Verde y Beige. También tenemos biberones con asas para ayudar a tu peque a agarrar el biberón sin problemas lo puedes encontrar por ejemplo en nuestro Set de biberones con chupete Infinity Love Rosa.

Medicamentos para el dolor y la fiebre

Algunos medicamentos como el paracetamol o el ibuprofeno, pueden ayudar a aliviar el dolor de garganta y reducir la fiebre. Eso sí, sigue las indicaciones del pediatra al administrar estos medicamentos y nunca se los des sin recomendación previa. 

¿Cuáles son las consecuencias a largo plazo de la escarlatina en niños?

Por norma general, la escarlatina en niños no tiene consecuencias a largo plazo si se trata adecuadamente y a tiempo, lo cual representa la gran mayoría de casos en la actualidad. Sin embargo, es fundamental prestar atención a la salud de tu hijo incluso después de la recuperación. Aquí hay algunas pautas para asegurarte de que tu pequeño esté bien:

  • Seguimiento médico: Después de que tu hijo se recupere de la escarlatina, es importante realizar un seguimiento médico para asegurarse de que no haya complicaciones posteriores.
  • Buena higiene: Enseña a tu hijo buenos hábitos de higiene, como lavarse las manos regularmente y cubrirse la boca y la nariz al toser o estornudar. Esto ayudará a prevenir la propagación de la infección.
  • Apoyo emocional: Casi cualquier enfermedad puede ser aterradora para los niños. Brinda a tu hijo todo tu apoyo emocional y amor durante su recuperación para que se sienta seguro y querido. Recuerda que el uso del chupete también le ayuda a sentirse seguro por lo que un buen uso del chupete le puede ayudar a calmarse. Por ejemplo, nuestro Pack Chupetes Zero Zero con tetina fisiológica SX Pro es perfecto para su boquita.

La escarlatina en niños puede ser una experiencia desafiante, pero con el tratamiento adecuado y el apoyo de los cuidadores, la gran mayoría de los pequeños se recuperan por completo y sin secuelas. Observa de cerca a tu hijo para detectar los síntomas tempranos, sigue las recomendaciones del pediatra y recuerda que el amor y la ternura son poderosas herramientas para ayudarlos a superar esta enfermedad.

Fuentes: 

Escarlatina: los secretos de un antigua y temida enfermedad (clinicaalemana.cl)

Escarlatina – Síntomas y causas – Mayo Clinic

¿Qué es la escarlatina en niños y cómo se contagia? (elmundo.es)

Escarlatina | EnFamilia (aeped.es)

Suavinex Newsletter

Publicado el 07 Dic, 2023