Si estás embarazada, o acabas de ser madre, te habrás informado de las ayudas y beneficios a los que puedes acogerte. Una de ellas es la ayuda a la madre trabajadora de la Agencia Tributaria. Te contamos en qué consiste, cuáles son los requisitos para solicitarla y quién tiene derecho a ella.

La ayuda a la madre trabajadora

La conocida como «ayuda a la madre trabajadora» es, en realidad, una deducción en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). Por cada hijo menor de tres años, nacido o adoptado en territorio español, corresponden hasta 1.200 € anuales. Si se trata de una adopción o acogimiento, se puede practicar la deducción durante los tres años siguientes a la inscripción del menor en el Registro Civil, independientemente de la edad del niño.

En caso de que la guarda y custodia corresponda de forma exclusiva al padre, este podrá solicitar la ayuda si cumple el resto de requisitos. También en el caso de que la madre hubiera fallecido.

Entre las ayudas que se pueden solicitar por nacimiento de un hijo está la deducción de 1.200 euros en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas por cada hijo menor de tres años

¿Cómo se solicita?

Es necesario presentar el modelo 140 de forma presencial o telemática. En la web de la agencia Tributaria tienes las indicaciones para hacerlo. Como comentábamos, para poder beneficiarse de esta deducción es necesario ser mujer, tener un hijo menor de tres años y estar trabajando por cuenta propia o ajena, cotizando en el régimen de la Seguridad Social o Mutualidad. Si eres autónoma puedes solicitar esta ayuda siempre que cotices un mínimo de 100 € mensuales. Puedes beneficiarte de ella si estás de baja con un contrato en vigor, pero no podrás hacerlo si estás en el paro.

Se puede solicitar la deducción de manera anual en la propia declaración o por adelantado, mediante transferencia mensual de 100 € hasta el máximo de 1.200 €. En el momento que el niño cumpla los tres años la dejarás de cobrar.

¿Conocías estas deducción y sus características?