• baby

CONSEJOS

Consejos para dar el pecho

He aquí algunos consejos para afrontar las primeras tomas de la mejor manera posible:

 

La leche materna es el mejor alimento para el bebé, ya que contiene todos los nutrientes necesarios para el correcto desarrollo del niño. Además, este tipo de lactancia:

-Protege al bebé de enfermedades e infecciones.

-Disminuye el riesgo de sufrir alergias, pues sus componentes no son alérgenos.

-Favorece la maduración del aparato gastrointestinal.

-Regula el apetito del bebé y le ayuda a estimular el gusto y el olfato.

-Refuerza la unión entre la madre y el niño, gracias al contacto íntimo que se establece durante la toma.

 

Las madres que decidan optar por este tipo de lactancia deben tener en cuenta que, para empezar con buen pie, lo mejor es amamantar al pequeño ya desde las primeras horas de vida. De esta forma, se estimulará la subida de la leche y se habituará al niño a actuar por instinto. Es normal que las nuevas mamás se encuentren con alguna pequeña dificultad. Lo importante es no desanimarse y tener en cuenta que, para dar el pecho, también hace falta práctica.

He aquí algunos consejos para afrontar las primeras tomas de la mejor manera posible:

 

Prepararse psicológicamente, ya desde el embarazo

Los expertos afirman que las condiciones psicológicas de la madre tienen una gran importancia en el proceso de formación de la leche. Además, la madre ha de confiar en su propia capacidad para amamantar al bebé y dejar de lado sus miedos y angustias.

 

Elegir la posición adecuada

Normalmente, a las mamás recientes se les recomienda que sostengan en brazos al bebé de manera que su naricita quede a la altura del pezón. De esta forma, podrá olerlo, orientarse con tranquilidad y, al final, cogerlo por debajo con la boca. Conviene que, las primeras veces, la madre cuente con el asesoramiento de una matrona, para saber si el pequeño se ha cogido correctamente al pecho.

 

Estar tranquila y relajada

La madre debe encontrar un lugar agradable donde pueda relajarse y dar cómodamente el pecho al bebé. Cuanto más tranquila se encuentre la mamá, más fácil le resultará dar de mamar a su hijo.