Glosario

Vuelta al cole: preparando los primeros días de guardería

primeros días de guardería

Las vacaciones ya van tocando a su fin y seguramente muchos de vosotros ya estéis organizando la vuelta al cole de los más pequeños. Se avecinan días de cambios, de vuelta a la rutina y de novedades. Por eso una buena organización es fundamental para evitar sorpresas y así tu peque lo lleve lo mejor posible.

Tenerlo todo preparado

Es importante tener todos sus útiles listos y dejar que jueguen con ellos, los conozcan y les resulten familiares. Esto puede ser muy beneficioso en los primeros días de adaptación. Encontrarse entre objetos conocidos puede aportarles seguridad. Seguro que no faltan objetos como el babi, la bolsita de la merienda, un chupete o su biberón o taza. Permite que formen parte de su rutina habitual. También es una buena idea tener objetos similares o iguales en casa, de este modo vuestros hijos asociarán esos objetos con un ambiente de protección y seguridad.

Igual sucede con los juguetes, elegid alguno para llevar a la guardería, seguro que será un buen compañero en los momentos de siesta o descanso.

Vuelta a las rutinas

Volver a las rutinas de modo progresivo es importante para controlar mejor los horarios, las comidas y evitar que el niño note un cambio brusco cuando llegue la hora de comenzar a ir a la escuela infantil. Aunque sigan en casa, adquirir unos hábitos similares a lo que vendrá después contribuirá a una mejor y más tranquila adaptación.

Acude con tu hijo a la escuela infantil antes de comenzar. Si es la misma del curso pasado, sólo necesitará una visita para comprobar que todo está en su sitio y recordar lo bien que lo ha pasado allí. Puede que el lugar sea nuevo. En ese caso es recomendable pasar algún tiempo allí. Después, repetir la visita y conocer a la que será su cuidadora o profesora. También si hay algún otro niño permitir que jueguen y se creen nuevos y buenos recuerdos de cara al inicio del curso.

Si tu peque se quedará a comer, infórmate de los menús habituales que suelen servir. En casa puedas hacer comidas similares, así no encuentrará grandes cambios.

Un buen ambiente

En definitiva debemos intentar crear un ambiente de seguridad afectiva donde nuestros hijos se sientan cómodos y felices. Minimizar los cambios bruscos. Así, cuando el curso comience, los horarios de sueño, comida, menús, objetos cotidianos formen ya parte de su día a día. Se contribuirá así a una adaptación sin sobresaltos.

Y vosotros, ¿ya tenéis todo listo para los primeros días de guardería?, ¿cómo estáis viviéndolo?

Publicado el 25 Ago, 2014