El embarazo es un momento lleno de cambios, subidas y bajadas hormonales, emociones sin límites y preparativos llenos de amor. Las futuras madres se enfrentan cada mes de su embarazo a innumerable novedades que las hacen ir sumergiéndose poco a poco en la fascinante aventura de la maternidad. La recta final del embarazo es un momento sumamente especial al tiempo que delicado, pues a la avalancha de sentimientos y emociones se unen las molestias físicas y los planes finales. Nervios, miedos, prisas, insomnio, molestias, todo se une y acompaña a la mujer en estas últimas semanas. ¿Cómo afrontar este último sprint que nos llevará a la meta?

Lo que puedes vivir en la recta final del embarazo

A nivel emocional es importante darnos cuenta que las hormonas campan a sus anchas y no siempre es sencillo dominarlas. Tener el apoyo y acompañamiento de tu pareja, amigos y familia conseguirá que te sientas más segura y confiada. No dudes en expresar tus dudas, tus temores si los hubiese, tus preocupaciones. Es un buen momento para buscar un grupo de madres o un grupo de lactancia. En ellos encontrarás a otras futuras madres, nadie mejor para arroparte en estos momentos.

La preparación al parto ayudará igualmente a resolver dudas y a sentirte acompañada y comprendida. Tu matrona y las otras futuras mamás te harán vivir plenamente este momento. Su ayuda, su formación, sus consejos te serán muy valiosos.

Para evitar los nervios propios que toda futura mamá tiene ante la inminente llegada del bebé, nada como ser previsora. Aprovecha el inevitable síndrome del nido y prepara todo con antelación. Puedes hacerte un calendario y programar todo aquello que necesites para la llegada del bebé. A lo largo de este último trimestre tendrás tiempo suficiente. No es necesario hacerlo todo de golpe. Una buena organización te ayudará.

Cómo es el sueño en la recta final del embarazo

El sueño, o mejor dicho la falta del mismo, puede llegar a ser un verdadero quebradero de cabeza en las últimas semanas. Lo físico y lo emocional se entremezclan en esta ocasión, dando como resultado la falta de descanso. ¿Qué hacer para favorecer el sueño?

  • Realiza una actividad física adecuada a tu embarazo, como el yoga o deportes acuáticos. El ejercicio siempre ayuda a un mejor descanso.
  • Crea una rutina al caer la tarde, favorece un horario que te ayude a ir relajándote poco a poco. Disminuye tu actividad progresivamente.
  • Adelanta la hora de la cena, para que cuando te acuestes ya hayas hecho la digestión. Intenta que sea ligera, pero completa para que no te despierte el hambre.
  • Aprovecha ese momento del día para el reencuentro con tu pareja. Un masaje, caricias, te ayudarán a relajarte y favorecerá un buen descanso.

Y lo más importante, vive plenamente estos momentos, conecta con tu bebé y disfruta de ello pues es algo absolutamente maravilloso.