Si estás atravesando el tercer trimestre de embarazo, probablemente hacia el final y tienes un barrigón que apenas te deja moverte, pero de repente, te invade una energía descomunal, tu cabeza comienza a funcionar y no puedes parar quieta, seguramente escuches a alguien decirte que estás pasando por el síndrome del nido.

Pero ¿eso es de verdad o es un mito? El síndrome del nido vacío te suena, pero este otro no lo habías oído nunca ¿qué significa?

Quédate con nosotras y aprende todo lo que hace falta sobre el síndrome del nido y cómo puedes aprovecharlo en tu favor.

¿Qué es el síndrome del nido?

Este nombre hace referencia al instinto que tienen los pájaros de crear y preparar un nido en el que poner los huevos y empollarlos.

No es ningún mito, se denomina así a la sensación que invade a las futuras mamás cuando están a punto de dar a la luz, de que tienen que hacer un montón de tareas para que esté todo listo y adaptado para la llegada del nuevo miembro de la familia. Y con nuestra Canastilla regalo Cuidados para mamá, especial post-embarazo tendrás todo lo necesario para cuando llegue el bebé.

Canastilla regalo Cuidados para mamá, especial post-embarazo

No podemos evitarlo y la mayoría de las veces tampoco controlarlo. El instinto llama a nuestra puerta para preparar la llegada del bebé. Entonces aparece ese deseo irrefrenable de limpiar los armarios altos de la cocina, de dejar relucientes los cristales, reestructurar la casa y asegurarte de que el dormitorio del bebé es absolutamente perfecto, consiguiendo que la embarazada con menos movilidad se sienta capaz de cualquier tarea.

En Suavinex contamos con diferentes canastillas de bebé que llevan lo imprescindible para la llegada del pequeño. Nuestro Set de regalo bebé Welcome Baby Hygge verde contiene todos los accesorios de bebé para esta nueva etapa.

Set de regalo bebé Welcome Baby Hygge verdeTambién encontrarás este Pack Lactancia con dos Biberones y Chupete ZeroZero perfectos para los primeros meses del recién nacido.

Pack Lactancia con dos Biberones y Chupete ZeroZero

¿El síndrome del nido es peligroso?

El síndrome en sí no es peligroso porque sólo se trata de un curioso impulso que poco a poco se irá pasando. Pero durante el tercer trimestre de embarazo las actividades sin riesgo que puede realizar la persona embarazada se limitan mucho.

Por lo tanto, en muchas ocasiones es necesario refrenar esa necesidad de limpiar, ordenar y cambiar las cosas de sitio, porque demasiada actividad puede desencadenar un parto prematuro u otras complicaciones.

Hay teorías que sugieren que el origen de este síndrome está en el miedo al parto y/o a la inminente maternidad. En estos casos, puede ser recomendable hablar con una psicóloga perinatal que te ayude examinar tus emociones, comprenderlas y gestionarlas de la forma más saludable.

¿Cuáles son las señales de síndrome del nido?

En primer lugar, el síndrome del nido es mucho más común en las últimas semanas de embarazo, cuando empiezas a notar que se te echa el tiempo encima y ya no queda nada para dar la bienvenida al bebé.

Algunas de las señales de que puedes estar pasando por este síndrome son:

  • Impaciencia: Todo lo que crees que hay que hacer, tienes que hacerlo ya y no puede esperar ni un minuto.
  • Necesidad de organizar la casa de arriba abajo incluso si antes de quedarte embarazada no te preocupaba tanto o no eras particularmente organizada.
  • Impulso repentino de cambiar los colores de la habitación del bebé.
  • Empiezas a hacer limpieza innecesaria en la habitación y ordenas la ropita del bebé aunque ya esté todo ordenado.
  • Energía desbordante: Te sientes con toda la fuerza necesaria para dejar cada rincón de la casa, impoluto.
  • Problemas para dormir porque tienes la sensación constante de estar olvidando algo importante o porque sufres estrés en el embarazo.
  • Te vuelves obsesiva, te fijas hasta en los más nimios detalles y aquello que antes ni notabas se vuelve una prioridad.

¿Los hombres tienen síndrome del nido?

Sí. El síndrome del nido no es exclusivo de las mujeres. Los hombres también pueden padecerlo, pero en su caso, no supone un problema porque ellos no tienen que cargar con el peso del bebé y pueden llevar a cabo todas las tareas que sientan la necesidad de hacer.

Qué precauciones tomar si tienes síndrome del nido

Esta necesidad de orden y de dejarlo todo preparado y reluciente mitigará en buena parte los nervios por la llegada del bebé. Si te mantienes ocupada estarás mucho más tranquila.

Sin embargo, recuerda recurrir a asesoría psicológica para asegurarte de que estos nervios los manejas de forma saludable y de que no están ocultando problemas más graves.

Pero sé juiciosa, no corras riesgos innecesarios:

  • No te subas a escaleras, taburetes ni mancos, especialmente si estás tu sola. Es viable el ejercicio en el embarazo pero con prudencia.
  • Evita la fatiga. Aunque sientas mucha energía, recuerda que vas cargando con el peso de un bebé.
  • No te olvides de descansar. Tu cuerpo necesitará estar fuerte y descansado para el parto.
  • Pide ayuda a la familia y sobre todo a tu pareja. Estarán encantados de colaborar y además eso permitirá que puedas hacerte cargo de muchas otras cosas y evitar las últimas semanas donde estarás mucho más incómoda.
  • Organiza un calendario semanal y distribuye las tareas que desees realizar para asegurarte de que puedes hacerlas todas sin agotarte.
  • Haz un listado de prioridades. Comienza con lo más necesario y deja para el final aquellos añadidos que seguramente no son más que un capricho.
  • Ponte un límite diario y cúmplelo. Si intentas abarcar demasiado te costará conciliar el sueño aún más. A partir de media tarde, deberías dejar de hacer tareas y recados y dedicarte a descansar.

¿Has tenido el síndrome del nido? ¿Dejaste tu casa reluciente antes de la llegada de tu bebé? ¡Cuéntanos tu experiencia!

 

Fuentes:

¿Qué es el síndrome del nido? – LestFamily.es

El síndrome nido: La angustia por tenerlo todo a punto ante la inminente llegada del bebé – Criar con Sentido Común

¿Sabes en qué consiste el Síndrome del nido? – Noticias en Salud

Suavinex Newsletter