Si ya estás en la recta final de tu embarazo y próximamente habrá luna llena seguro que familiares y amigos te comentan que darás a luz en ese momento. Es una creencia muy extendida y suele asociarse un mayor número de nacimientos coincidiendo con esta fase lunar.

Mito o realidad

Según estudios realizados las fases lunares poco o nada tienen que ver con el inicio del parto. Y aunque suene incluso bonito, parece que tu bebé no llegará por el cambio de la luna. No te dejes engañar, puede que hasta algún profesional sanitario te lo pueda decir, pero no hay demostración científica que relacione el aumento de nacimientos con la fase de luna llena.

Y si buscamos otros motivos

Serán otros motivos los que desencadenarán tu parto, aunque no se sabe exactamente si hay alguno que tenga más importancia que otros. Serán un cúmulo de circunstancias las que deberán darse para que se inicie el trabajo de parto.

  • Cambios hormonales.
  • Señales que mande el feto (según algunas teorías) cuando alcance la madurez necesaria.
  • Rotura de bolsa.
  • Aumento de las contracciones de Braxton Hicks
  • Expulsión del tapón mucoso.

Si ya has empezado a sentir alguno de estos síntomas, o bien fuerte dolor abdominal o lumbar similar al de tu menstruación, es probable que el momento del parto se acerque. Así que, más que estar pendiente de la fase lunar tendremos que observar nuestro propio cuerpo para advertir las señales que nos manda.