Glosario

Contracciones de Braxton Hicks ¿qué son y cuáles son los síntomas?

contracciones braxton hicks

Si estás en el tercer trimestre de embarazo puede que estés sufriendo un dolor como si el parto hubiera comenzado. Puede que sea un parto falso y se traten de contracciones de Braxton Hicks, las cuales suelen ser menos dolorosas que las contracciones del parto real. En el caso de tener varias dudas como ¿cuándo preocuparse por las contracciones de Braxton Hicks? o ¿cuándo empiezan las contracciones de Braxton Hicks?, tan solo debes conocer todo acerca de este tipo de contracciones. 

¿Qué son las contracciones de Braxton Hicks?

endometriosisLas contracciones de Braxton Hicks son un tipo de contracciones esporádicas que no presentan dolor, aunque son bastante incómodas. Estas contracciones se tratan de tensiones en el abdomen de forma puntual. 

Aunque no se trate de una señal de que el embarazo haya comenzado, este tipo de contracciones preparan al útero para el momento del parto. Por lo que no suponen ningún tipo de peligro para el embarazo, pues son necesarias para ablandar y tonificar el cuello uterino, facilitando el flujo de sangre a la placenta. 

Por si acaso, hay que tener claro en qué semana aparecen las contracciones de Braxton Hicks. Pueden aparecer a partir de la semana 20 del embarazo, aumentando su frecuencia e intensidad a medida que se acerca el momento del parto. Las contracciones de Braxton Hicks pueden aparecer hasta en el segundo trimestre de embazo, aunque es mucho más común sentirlas a partir del tercer trimestre de embarazo. 

Así que, si aún no has llegado a la semana 37 de embarazo, lo más probable es que estés sintiendo contracciones de Braxton Hicks. En el caso de estar en las últimas semanas de embarazo y tengas otros síntomas, como orina frecuente, manchado vaginal o pérdida del tapón mucoso puede que se traten de contracciones de parto reales. 

Una de las curiosidades de este tipo de contracciones es que todas las embarazadas las experimentan, lo que pasa que unas las sientes y otras no las llegan a sentir. 

Síntomas y causas contracciones Braxton Hicks

Para saber de si se tratan de contracciones de Braxton Hicks o son contracciones reales, puedes tener en cuenta los siguientes síntomas:

  • Dolor ligero en la zona de la ingle o en la zona inferior del abdomen. 
  • Contracciones cortas y no van en aumento.
  • Contracciones con mucha frecuencia, es decir, no suceden de forma seguida.
  • Las contracciones no son más fuertes ni tampoco más dolorosas.
  • Al cambiar de posición o reposan, la molestia o dolor leve termina parando.

Estos son algunos de los síntomas que definen a las contracciones de Braxton Hicks. Sin duda, uno de los métodos principales para diferenciarlas de las contracciones del parto es la frecuencia, pues la frecuencia de las contracciones de Braxton Hicks es muy distante

Por otra parte, puede que te estés preguntando cuáles son las causas que desencadenan las contracciones de Braxton Hicks. Entre los diferentes motivos y causas que provocan este tipo de contracciones falsas, podemos encontrar:

  • Mayor actividad de la madre.
  • Tocar de forma constante el abdomen materno.
  • Una mala hidratación.
  • Mantener relaciones sexuales.
  • Vejiga materna distendida.

Por lo que para controlar los síntomas de este tipo de contracciones falsas y teniendo en cuenta las anteriores causas que las pueden provocar, algunos de los mejores remedios son:

  • Ir modificando la posición y la actividad cuando se presienta que las contracciones falsas estén a punto de comenzar. Sobre todo, es importante caminar si has estado mucho rato sentada o acostada.
  • Tomar un baño relajante con el que cuerpo pierda tensiones.
  • Tomar muchos más líquidos para evitar la deshidratación. 
  • Realizar ejercicios en el embarazo de relajación o respiración de parto, pues con este tipo de ejercicios se consigue reducir las molestias. Además, de esta forma se va practicando para cuando llegue el momento del parto real. 

En el caso de contar con otros síntomas como el sangrado vaginal, pérdida del líquido amniótico, contracciones muy seguidas y que aumentan el dolor, sientes muchos movimientos del bebé… es recomendable acudir al médico para recibir una evaluación y descartar la posibilidad de un parto real, así como de otro tipo de complicaciones del postparto.

¿En qué se diferencian con las contracciones de parto?

contraccionesLo más común es que si no conoces la existencia de las contracciones de Braxton Hicks termines pensando que se tratan de las contracciones del parto y que debes acudir al hospital. 

Para evitar este tipo de desplazamientos innecesarios al hospital, es conveniente conocer los aspectos que diferencian a ambos tipos de contracciones. 

Por un lado, las contracciones de Braxton Hicks suelen ocasionar un dolor en la zona lumbar que se va desplazando en dirección al abdomen o viceversa, del abdomen a la zona lumbar. En cambio, las contracciones reales de parto ocasionan dolor en la zona lumbar que viene y va con mayor frecuencia, así como una fuerte presión en la zona de la pelvis. 

Asimismo, en el caso de las contracciones de Braxton Hicks no son dolorosas ni muy seguidas. Pero en el caso de las contracciones de parto se van volviendo más dolorosas y se sienten a intervalos regulares que se vuelven más frecuentes. Pues las contracciones reales comienzan con una frecuencia de entre 15 o 20 minutos entre contracción y contracción y va incrementando hasta pasar menos de 5 minutos entre contracción y contracción. 


¿Conocías la existencia de las contracciones de Braxton Hicks y su diferencia con las contracciones de parto reales?

Publicado el 02 Mar, 2021

Síguenos

Suscríbete

Descubre antes que nadie los lanzamientos y novedades de Suavinex

QUIERO SUSCRIBIRME