Tener un hijo implica muchos cambios en la vida de una pareja, toca reconfigurar no sólo la casa, el cuarto del bebé, sino también la organización familiar, los horarios, la jornada laboral. Y es cuando comenzamos a comprender lo que significa la conciliación familiar y laboral. Dados los horarios actuales, el recurso de la reducción de jornada se convierte en el salvavidas perfecto para conseguir que todas las piezas del puzzle encajen.

Te dejamos cinco cuestiones importantes que debes tener en cuenta a la hora de solicitar una reducción en tu jornada. Y, aunque suele ser la madre la que lo pide, papá también puede hacerlo si queréis o podéis permitíroslo.

  1. ¿Cómo solicitar la reducción?

Acude al departamento de RRHH de tu empresa y haz tu solicitud por escrito. Se deberá indicar la fecha de inicio, la fecha fin estimada de la reducción, el porcentaje de reducción que deseas y el horario a realizar.

  1. ¿Hasta cuándo se puede mantener la reducción de jornada?

Padres y madres pueden ejercer este derecho en cualquier momento, por el tiempo que estimen necesario hasta que los hijos cumplan 12 años.

  1. ¿Cuánto puede reducirse la jornada laboral?

Podrás reducirlo entre un octavo y la mitad. Ello conllevará la reducción proporcional de tu salario.

  1. ¿Pueden despedirte si solicitas reducir tu jornada?

No, con la reducción de jornada tienes una protección contra el despido improcedente.

  1. Con un trabajo a turnos, ¿se puede solicitar el turno fijo?

Dependerá de la buena voluntad de la empresa. En caso de no llegar a acuerdo se puede presentar una demanda para intentar conseguir el horario deseado.