¿Sabías que los peques tienen una preferencia innata por lo dulce y rechazo a lo amargo? Por este motivo, de forma natural, las verduras nunca van a ser, por sí solas, una gran manjar para los bebés. Nos toca a nosotros la gran labor de introducirles en el mundo de la alimentación saludable, sin que ello se convierta en una lucha diaria.

¿Misión imposible? En absoluto, aunque sí es cierto que tendremos que armarnos de paciencia y echarle mucha imaginación para lograrlo.

Quizá un plato de acelgas hervidas, tal cual, no sea lo más sugerente, ni para los peques ni para los mayores ¿verdad? Pero hay muchas formas de ofrecer verduras a los peques de manera que resulten más atractivas. Y es que no se trata de enmascarar “lo verde” sino de hacerlo más apetecible. Así se logra las verduras formen parte de la alimentación diaria de nuestros hijos e hijas. Un ejemplo son estas recetas que, además de ser tres opciones perfectas para que nuestros hijos coman verduras, son muy fáciles y rápidas de elaborar. Además, son perfectas para incluirlas en un menú saludable para tus hijos.  

Croquetas de arroz y calabaza

Hay que ser capaz de salir de los típicos purés y cremas para dar verdura a nuestros hijos. Esta receta es un ejemplo de cómo ofrecer calabaza a los peques de una forma más original y variada.

Ingredientes:

  • 1 taza y ½ de arroz cocido (si es integral mejor)
  • 1 taza de calabaza cocida (importante: escurrir bien después de cocida para eliminar el agua)
  • 2 cucharadas grandes de queso mozzarella rallado
  • 1 huevo
  • Harina para rebozar

Elaboración:

Escurrimos la calabaza cocida y la mezclamos con el arroz cocido. A continuación, incorporamos el queso y el huevo batido. Mezclamos bien. Damos forma a las croquetas y finalmente las rebozamos por la harina.

Las colocamos sobre papel sulfurizado (papel de horno) y pulverizamos con aceite de oliva. Con el horno precalentado, horneamos a 200 º hasta dorar.

*Podemos añadir algo más de arroz si fuera necesario para lograr dar consistencia a las croquetas-  

Bolitas de brócoli

Si te cuesta que tus hijos coman brócoli, no puedes perderte estas riquísimas bolitas de brócoli al horno.

Para hacerlas necesitamos:

  • 1 ramillete de brócoli
  • 2 huevos
  • 120 gr de pan rallado
  • 100 gr de queso emmental rallado
  • 1 cucharada pequeña de cúrcuma (opcional)

Para hacerlas necesitamos:

  • 1 ramillete de brócoli
  • 2 huevos
  • 120 gr de pan rallado
  • 100 gr de queso emmental rallado
  • 1 cucharada pequeña de cúrcuma (opcional)

Elaboración:

Cocemos el brócoli al vapor o en el microondas unos 5-6 minutos (si lo hacemos hervido hay que eliminar bien el agua después).

Una vez listo el brócoli, lo aplastamos con un tenedor y añadimos los dos huevos batidos, el pan rallado, el queso emmental y la cucharada de cúrcuma.

Dejamos enfriar la masa 30 minutos en la nevera y después elaboramos las bolitas, que terminamos rebozando de nuevo por pan rallado.

Colocamos las bolitas en una bandeja de horno cubierta con papel sulfurizado (papel de horno) y finalmente las rociamos con un poco de aceite de oliva en spray.

Con el horno precalentado, horneamos a 200° hasta dorar.  

Huevos al plato

A veces las recetas más sencillas son las más exitosas y estos huevos al plato son un buen ejemplo de ello. Con apenas unos minutos de elaboración tenemos una cena completa, sana y riquísima.

Ingredientes:

  • Huevos (1 por comensal)
  • Salsa de tomate (preferiblemente sin azúcares añadidos)
  • Sal al gusto
  • Guisantes congelados o guisantes cocidos envasados (1 puñado de guisantes por huevo)
  • Jamón serrano en tiras o taquitos

Elaboración:

Si los guisantes son congelados, los hervimos durante 10 minutos y después escurrimos bien. Si son cocidos envasados, simplemente lavamos y escurrimos.

Necesitaremos unos recipientes individuales para horno, sobre los que extendemos una primera capa fina con la salsa de tomate en la base. Sobre el tomate, ponemos un pequeño chorro de aceite de oliva y añadimos después un puñado de guisantes cocidos por recipiente

Cascamos un huevo en cada uno de los platos y, por último, los taquitos de jamón serrano.

Con el horno precalentado, horneamos a 180º aproximadamente durante 10 minutos, hasta que la clara se haya cuajado

*Vigilad el horno, que cada electrodoméstico es un mundo y es importante que la yema no se cocine en exceso y no quede dura.

¿Te animas con estas sencillas recetas con verdura para niños? ¡Seguro que les encantan!

Por María, de Cenas para Peques