Por desgracia, existe la posibilidad de sufrir un aborto espontáneo durante las primeras semanas o incluso los primeros meses del embarazo. Es por lo que muchas veces los médicos aconsejan esperar unas semanas antes de anunciar el embarazo a familiares o amigos. Aunque se trate de un tema amargo, puede que te surjan dudas sobre cómo se produce un aborto espontáneo o cuáles son los síntomas para su posible detección.

¿Qué es un aborto espontáneo?

El aborto espontáneo se trata de la pérdida natural del feto o embrión antes de la semana 20 de embarazo. La mayor parte de abortos espontáneos suelen ocurrir durante el primer trimestre de embarazo y se vuelven menos probables a medida que el embarazo avanza. Cuando suele suceder el aborto espontáneo suele ser común equivocarlo con un periodo menstrual normal. Incluso existen casos en los que la mujer no llega a saber que ha estado embarazada puesto que el aborto espontáneo ocurre en una etapa muy temprana. 

Es por ello que hay mujeres que tengan la duda sobre si se trata de un embarazo espontáneo o la regla. En el caso de sufrir dolores o un sangrado irregular siempre es recomendable acudir al médico y percibir una consulta totalmente profesional. 

Tipos de aborto espontáneo

En función del momento en el que se suele producir el aborto y la forma en la que se produce podemos encontrar diferentes tipos de abortos espontáneos. Por un lado, podemos encontrar diferentes tipos según el momento en el que se produce el aborto espontáneo, los cuales se dividen en:

  • Aborto espontáneo precoz: es el que se suele producir antes de las 12 semanas de gestación, o lo que es lo mismo durante el primer trimestre de embarazo.
  • Aborto espontáneo tardío: se conoce como el aborto natural que tiene lugar con 12 o más semanas de gestación. Por lo que un aborto espontáneo en la semana 14 se considera tardío. 

Por otro lado, también podemos tener en cuenta la siguiente clasificación:

  • Amenaza de aborto espontáneo: se trata de un sangrado vaginal, en los casos en los que el sangrado se detiene, el embarazo puede evolucionar de forma normal. En las veces que el sangrado acaba en aborto espontáneo.
  • Aborto espontáneo inevitable: ocurre cuando se da una hemorragia que va aumentando y el cuello uterino se abre. En estos casos, el embarazo se habrá interrumpido de forma natural.
  • Aborto espontáneo incompleto: parte del tejido del feto o embrión sale del útero, mientras que otra parte queda dentro. En algunas ocasiones es necesario un tratamiento para eliminar el tejido restante, como puede ser un legrado por aborto espontáneo.
  • Aborto espontáneo completo: todo el tejido del embrión o el feto sale del útero, por lo que generalmente no son necesarios otros tratamientos. 
  • Aborto espontáneo retenido: se trata de un aborto ocasionado porque el ultrasonido indica que el embrión no cuenta con latido cardíaco, así como la posibilidad de indicar un saco gestacional totalmente vacío sin el embrión. No suelen ocasionar dolores ni sangrados. Además, la mayoría de las ocasiones el cuerpo del feto suele salir de forma natural por el útero, pero puede que sean necesarios determinados tratamientos.

Sobre todo, debes saber que los tratamientos utilizados tras un aborto espontáneo suelen incluir medicamentos o determinados procedimientos muy similares a los utilizados a un aborto. Pues este tipo de tratamientos ayudan a eliminar y extraer el tejido del embarazo mediante la succión suave a través de un tubo de plástico. 

Asimismo, hay que tener en cuenta que cuando se sufre un aborto espontáneo es necesario recibir un tratamiento por parte del médico o la matrona. En el caso de sufrir abortos de repetición, o ya has sufrido algún aborto con anterioridad, conocerás los pasos a seguir. Sobre todo, no debes pensar en que el aborto espontáneo requiere hospitalización, pero en el caso de no recibir consulta médica puede conllevar algunos peligros para la salud. 

Síntomas de un aborto espontáneo

Los síntomas más comunes que se experimentan en un aborto espontáneo son el manchado o el sangrado vaginal. Así como los dolores o calambres en el abdomen o en la parte inferior de la espalda. Los fluidos vaginales o incluso los tejidos también se tratan de unos de los síntomas más usuales. Incluso la expulsión a través de la vagina de un líquido espeso y con mal olor se puede tratar de un aborto espontáneo.

En el caso de que el tejido fetal salga por la vagina, lo mejor es colocarlo en un recipiente limpio y llevarlo al consultorio para que se analice y te ofrezcan los tratamientos adecuados.

Por otro lado, aunque estos sean algunos de los síntomas de aborto espontáneo sin saber que estás embaraza, también hay que recordar que el sangrado o manchado vaginal durante el primer trimestre del embarazo, suelen continuar siendo embarazos exitosos. 

¿Cuáles son las causas de un aborto espontáneo?

Hablar sobre unas causas concretas que producen abortos espontáneos es muy complicado. Las actividades del día a día como hacer deporte, trabajar, mantener relaciones sexuales, tomar medicamentos… no contribuyen a que ocurra un aborto espontáneo. Algunas de las causas que pueden ocasionarlo son:

  • Número anormal de cromosomas en el óvulo fecundado. En esta ocasión no se puede evitar, ya que se depende del azar. 
  • Enfermedades graves como puede ser la diabetes también aumentan el riesgo de sufrir un aborto natural.
  • Las infecciones serias o alguna lesión mayor en el útero también se consideran como una de las causas.
  • Las anomalías en el útero pueden conllevar abortos espontáneos tardíos, lo que puede ser una de las causas de sufrir un aborto espontáneo en el segundo trimestre del embarazo.

Aunque estas sean las causas más comunes que suelen provocar abortos espontáneos hay que tener en cuenta ciertos factores de riesgo como son la edad, abortos naturales anteriores, problemas con el útero o el cuello uterino, fumar o consumir alcohol y drogas… 

¿Conocías los tipos y síntomas que puedes experimentar durante un aborto espontáneo?