Por Cruz de Entremadres Blog

De lunes a viernes salgo de trabajar a las dos. Escopetada, llego a casa, como algo rápido y recojo a Olivia en la guardería a las tres y media. Con el calor apretando y la cuesta que tengo que subir, llego empapada en sudor y tras una minicharla con su profe; se nos presenta toda la tarde por delante. En verano, las tardes se hacen eternas desde las tres y media hasta que cae la noche; por lo que es imprescindible inventarse varios planes para la semana, ya que hasta agosto no nos iremos de vacaciones. Por supuesto, el parque está descartado a partir de los 30 grados centígrados.

Os he recopilado varios de los planes en mi agenda y los he organizado en tres bloques. Los hay pasados por agua, con aire acondicionado y al fresco.

1. Pasados por agua. El plan más obvio y socorrido: la piscina. En casa, en casa de la abuela, en la de una amiga e incluso en las públicas. Todo sirve para que la peque esté entretenida, fresquita, queme su energía y juegue con otros amigos.  La piscina puede ser sustituida por otros lugares en los que el líquido elemento sea el protagonista. Desde el parque de Madrid Río (y su playa urbana con los chorros de agua y nube de agua pulverizada) a los parques acuáticos. En Madrid este mes se ha inaugurado el Warner Beach (dentro del Parque Warner, en San Martín de Valdeiglesias), con más de 30.000 metros cuadrados de atracciones con el agua como protagonista. Por cierto que esta nueva zona tiene un coste adicional sobre la entrada a la Warner, no tiene entrada independiente.

2. Con aire acondicionado. Cuando el calor es insoportable y los planes al aire libre están limitados, nos queda la opción de buscar planes en espacios con aire acondicionado. Como todos los veranos, la cartelera se llena de películas infantiles. Además de las ya estrenadas Maléfica y Tarzán, pronto llegarán a la gran pantalla Campanilla, Hadas y Piratas, Aviones 2, Cómo entrenar a tu dragón 2, Operación cacahuete, Dixie y la rebelión zombie y Khumba. Los museos también son lugares amplios y fresquitos donde poder disfrutar de la tarde. Hace poquito llevé a Olivia al Caixa Forum a ver la exposición sobre los 25 años de Pixar y disfrutó un montón, pero me temo que ya ha terminado. Es cierto que no hay muchas exposiciones como esta que les motive tanto. Pero dependiendo de la edad y los gustos de los peques seguro que encontráis alguna propuesta que os encaje.

Otro de mis planes habituales es ir a la biblioteca de mi barrio. Después de la guardería, nos acercamos andando y nos sentamos en la sala infantil, donde ella puede “leer” todos los cuentos que quiera. Después  elegimos una película  y la vemos en casa. Otros planes alternativos son el teatro o los cuentacuentos.

3. Al fresco. Si el día no es muy caluroso podemos disfrutar de espacios verdes con árboles frondosos como El Retiro o El Parque del Capricho (éste solo los fines de semana). Y si esperamos a última hora de la tarde, ya nos podemos echar a la calle y sentarnos en una terraza (si son dentro de parques, zonas verdes o alejadas del centro, mucho mejor), a tomarnos un refrigerio con amigos.

Mientras haya unas patatas o unas aceitunas en la mesa, los niños están más que contentos. Lo importante es buscar alguna terraza situada en un lugar alejado de coches. Con espacio para jugar y desde las que no les perdamos de vista. Nosotros esperamos como agua de mayo la apertura de la barbacoa de un campo de fútbol que hay al lado de casa, en el que  cenamos hamburguesas y productos a la parrilla (panceta, morcilla, panceta…) mientras los peques juegan y corretean por el césped sin peligro.

El cine de verano es un clásico de mi adolescencia que pienso recuperar este año acompañada de Olivia. Ahora que disfruta tanto de las películas estoy deseando llevarla a ver una infantil al cine de verano. Eso sí, no se me olvidará el carrito por si se duerme. A ver si su padre y yo tenemos la suerte de poder ver una de mayores en la segunda sesión.

Y a vosotros, ¿qué más planes se os ocurren?