A veces con el embarazo pueden aparecer pequeñas manchitas en la piel, especialmente en el rostro, conocidas como melasma facial o máscara del embarazo. Aunque se desconocen los motivos principales de la aparición del melasma facial y las posibles causas de los cambios en la piel durante el embarazo, sí que existen maneras de prevenir estas manchas. Además, también existen diversos métodos y tratamientos de cosmética para mamá para eliminar el melasma durante el embarazo. Si quieres saber por qué aparecen y cómo evitar estas manchas tan poco estéticas, tan solo deberás seguir leyendo.

¿Por qué aparecen los melasmas durante el embarazo?

Durante el embarazo las mujeres experimentan grandes cambios hormonales que pueden verse especialmente reflejados en la piel. Uno de estos cambios es el aumento de la pigmentación, conocido como melasma o máscara del embarazo. Son manchas de color marronáceo que suelen aparecer en las zonas más expuestas al sol y en varias zonas del rostro como el bigote, los pómulos o la frente. También el cambio de pigmentación puede afectar a otras zonas del cuerpo que son especialmente sensibles a la influencia hormonal como axilas, aréolas mamarias, la cara interna de los muslos, la zona anal… 

Aún no se conoce con total certeza las causas de la aparición de estas manchas cutáneas, pero si conocemos muchos factores que pueden desencadenar su aparición como pueden ser los cambios hormonales por el embarazo, la predisposición genética o una excesiva exposición al sol. En el caso del melasma ocasionado durante el embarazo, lo normal es que estas manchas vayan desapareciendo a lo largo del primer año después del nacimiento del bebé, aunque hay casos en los que pueden persistir durante más tiempo. Lo mejor en cualquiera de los casos es una buena prevención.

¿Cómo evitar la aparición de melasma facial en el embarazo?

Siempre es importante contar con una buena crema de protección solar estés o no embarazada, pero ayudarte con este tipo de cremas, especialmente en verano, puede suponer un cambio muy significativo en la aparición de las manchas faciales por melasma en el embarazo. Para prevenir el melasma en el embarazo, siempre puedes llevar a cabo las siguientes recomendaciones:

  • Utiliza una crema solar con fotoprotección muy alta de FP 50 o más, siempre que vayas a salir de casa 
  • ¡No seas tímida y aprovecha la oportunidad de lucir tus mejores sombreros de ala ancha! No sólo sorprenderás con tu nuevo estilo, sino que contarás con una mayor protección del rostro.
  • También es importante una buena protección de la vista con gafas de sol para evitar estimular la hormona MSH.
  • Evita en la medida que te sea posible estar expuesta a la luz azul de los móviles y otros dispositivos, ya que la luz azul también puede estimular la aparición melasma facial en el embarazo, puedes activar el modo nocturno de tu smartphone. 

Cremas y tratamientos para el melasma en el embarazo

Toda protección es buena, pero si realmente estás preocupada por la aparición de melasmas faciales durante tu embarazo, te recomendamos que visites a tu dermatólogo para que pueda valorar tu piel y proponerte un tratamiento según tus necesidades. El melasma tiene cura y tratamientos muy efectivos, pero todo depende del tipo de piel y de la profundidad de las manchas. Estos son algunos de los tratamientos más eficaces para el melasma después del embarazo.

  • Cremas aclaradoras: existen diferentes tipos de cremas aclaradoras de la piel que ayudan a eliminar manchas y unificar el tono de la piel. Tu dermatólogo te indicará cual es la más adecuada para ti, como la hidroquinona, los retinoides o diferentes ácidos suaves (ácido glicólico, ácido salicílico) que proporcionan un efecto peeling y ayudan a renovar la piel. Los resultados pueden variar según el producto y la intensidad de las manchas, pero suelen ser tratamientos que ofrecen resultados visibles a partir de 2 semanas.
  • Tratamientos estéticos: si te decides por un tratamiento estético para eliminar las manchas del melasma del embarazo, deberás acudir a un centro con profesionales médico estéticos cualificados. Son tratamientos algo más agresivos que las cremas para el melasma en el embarazo, ya que eliminan la capa superficial de la piel para que ésta se renueve, con resultados más rápidos. Los tratamientos más comunes son el peeling químico, la microdermoabrasión y las micro agujas. Es recomendable consultar con un dermatólogo y realizar estos tratamientos si las manchas persisten después del parto y no durante el embarazo.
  • Tratamiento con láser: el láser es la opción recurrente para los casos de melasma profundo que no mejora con cremas u otros tratamientos, liberan una onda de calor que ayuda a la desaparición de la melanina. Existen diferentes tipos de láser como la láser alejandrita, láseres fraccionados o la luz intensa pulsada, de todas formas, estos tratamientos deben usarse sólo en casos persistentes, después del parto y cuando los demás tratamientos no dan resultado.
  • Suplementos nutricosméticos: también puedes ayudar a tu cuerpo de manera natural ya que la salud de la piel va directamente ligada a nuestra alimentación. A veces un déficit de vitaminas o minerales puede ayudar a la aparición de las machas en la piel y también existen suplementos que pueden ayudarnos como el ácido tranexámico, la vitamina C, el colágeno y otras vitaminas y minerales que ayudan a mantener una piel saludable. Consulta con tu médico para que pueda asesorarte según tus necesidades.

 

Te recomendamos que si te decides por cualquiera de estos tratamientos estés siempre en contacto con tu médico o dermatólogo y recuerda que lo más habitual es que estas manchas desaparezcan por sí solas en los meses siguientes al parto. Lo más efectivo es contar siempre con una buena protección para nuestra piel y ofrecer un máximo cuidado de la piel en el postparto, así como proteger la piel durante el embarazo.

 

¿Conocías estos métodos de tratamiento para el melasma del embarazo?

 

Fuentes

Tratamiento para el melasma: cremas y otras opciones – Tuasaude.com