Por Mamá sin Complejos

Cuando una mujer se queda embarazada muchas son las dudas que la asaltan. Muchos profesionales no siempre dan las respuestas que la futura madre necesita.
Quisiera daros no consejos (¿quién soy yo para aconsejar?), pero sí unas recomendaciones basadas en mi experiencia.

Suplementos

El ácido fólico es fundamental para la prevención de defectos del tubo neural. Se debe tomar en el primer trimestre de embarazo, después no es necesario, salvo carencias de la madre. El yodo es importante en el embarazo y la lactancia, ya que evitará problemas de salud (hipotiroidismo, por ejemplo) tanto en la madre como en el bebé.

Pruebas y controles

El triple screening es una prueba para detectar posibles problemas fetales. Es optativa y en ningún caso obligatoria.

Lo mismo sucede con la amniocentesis, se recomienda en base a ciertos factores de riesgo. La decisión final la tomará la pareja.

Vínculo madre e hijo

A partir del cuarto mes de embarazo el bebé tiene sentidos desarrollados como el oído. Cántale, háblale pues reconocerá tu voz, ponle música pues reaccionará ante diferentes melodías. Ello favorecerá ese vínculo especial.

Miedo al parto

El parto es un acto fisiológico para el que nuestro cuerpo está sabiamente preparado. Confiemos en su poder, abramos la puerta a la mujer primitiva. Acude a preparación al parto, busca grupos de apoyo o de lactancia, donde poder reunirte con otras mujeres, aprender de la experiencia ajena. Te ayudará a superar esos temores iniciales.

Plan de parto

Puedes elaborar un plan donde queden reflejados tus deseos en el momento del nacimiento (uso o no de epidural, oxitocina, episiotomía, intimidad, contacto piel con piel…). Deberás presentarlo en el hospital donde vaya a nacer tu hijo.

Y cuando el bebé ha nacido

Prescinde de las visitas en el hospital y en casa las primeras semanas. La intimidad de la nueva familia es vital. El estrenado papá juega un papel fundamental, como protector de la madre y del bebé. Si necesitáis ayuda en casa, con la comida o la compra ¡pedidla! La ayuda ha de ser con esas cosas, no con el bebé.

Primeros momentos con el bebé

el contacto piel con piel ha de ser inmediato tras el parto. Las revisiones al recién nacido pueden hacerlas sin separarlo de mamá. El bebé buscará instintivamente el contacto con el pezón y comenzará a succionar si se le permite hacerlo.

El calostro

es una primera leche amarillenta, rica en grasa. No saldrá mucha cantidad, pequeñas gotitas serán suficientes para llenar el estómago del bebé, del tamaño de una canica.
Expresiones como llora porque se queda con hambre son irreales. Lloran porque el mundo exterior está lleno de estímulos: pueden tener frío, escuchar sonidos altos, no tener cerca a mamá. El llanto es su manera de expresar su disconformidad.

Subida de leche

Se da entre el tercer y quinto día después del nacimiento y la desencadena el alumbramiento de la placenta. Es importante que el bebé haya estimulado el pecho los días previos

¿Dar de mamar duele?

No, si es así puede que el bebé no haga un buen agarre, por mala postura o por problemas en la cavidad oral (frenillo), o por mastitis. Lo deberá valorar la matrona, el médico o una asesora de lactancia.

¿Y si no gana peso?

Será necesario revisar cómo se está amamantando: si es a demanda, si succiona correctamente, si hay problemas de frenillo… Los grupos de lactancia son cada vez más numerosos y ayudarán a la madre.

Tristeza y depresión postparto

Algunas mujeres sufren de tristeza postparto. El cocktail hormonal, el miedo a no saber atender al bebé o la falta de descanso pueden ser las causas. Se suele superar pasados unos días. Si el tiempo pasa y los síntomas se incrementan podemos estar ante una depresión. Hay que acudir al médico de inmediato.

Estas son algunas de las cosas que yo contaría a una embarazada